Bibliotecas públicas

Soy defensor acérrimo de las bibliotecas públicas porque hay libros para leer y libros para comprar, y no siempre coinciden. Llegué a Granada pongamos un 1 de julio de 1994, pues el 3 ya disponía del carnet de la Biblioteca Pública de Andalucíaen esta ciudad. Ventajas:

1. Puedo disponer gratis de un fondo bien surtido que jamás llegaría a tener en mi casa.
2. Puedo sacar tres libros por dos semanas, renovables 10 días por internet.
3. Puedo sugerir, por internet, las compras que me parezcan. Y se me informa de que mi sugerencia ha sido aceptada (casi siempre) y, más tarde, de que el libro está esperándome en el estante correspondiente.
4. Puedo reservar por internet.
5. Puedo enterarme en mi casa si un libro lo tienen o no, si está prestado y hasta cuando.
6. Puedo sacar 2 audiovisuales por semanas (un CD de música, un DVD con un documental, o una peli, o un concierto).

¿Aún no tienen su carnet? (que, creo, sirve para todas las bibliotecas públicas en nuestra CCAA)

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *