La decisión de Sophie

Toda la lectura de esta semana la he dedicado a la obra maestra de Styron. Un libro difícil de valorar. Por la fuerza de la historia, el poderoso estilo, la manera de narrar y de distribuir la historia, el propósito de profundizar en un asunto difícil e inexplicable (el holocausto judío), etc, etc, etc, es un novelón. De hecho es casi un libro de culto. Pero está también la obsesión de describir con detalle las actividades sexuales de la protagonista y del narrador, las incontables vejaciones, la violencia psicológica durísima, el abuso de alcohol y drogas, el desprecio de la religión. El conjunto es de una podredumbre moral aplastante. En cierto sentido puede resultar más obsceno el olor a carne humana de los crematorios que los animalescos comportamientos de los protagonistas, pero la suma de uno y otro en un mismo libro es ya demasiado. Sin duda, no lo aconsejo.

Este es el comentario más desarrollado que he preparado para Aceprensa.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *