Microrrelato

Al abrir los ojos, entre la maraña menguante del sueño vi lagartijas rondándome las piernas y nubes agoreras y reflejos cegadores y toda clase de aves extrañas. Sin demasiada inquietud, volví a dormirme. Nunca he tenido casa, y sé cómo es la vida cada vez que amanece

Microapuntes sobre el microcuento

La vocación de todo microcuento decente es crecer sin ser visto.
* * *
No es lo mismo lo breve que lo corto: lo breve calla a tiempo, lo corto antes de tiempo.
* * *
Lo más raro del microcuento no es su extensión minúscula, sino su radical estructura.
* * *
Los personajes del microcuento caminan de perfil.
* * *
La tentación del chiste es la termita del microcuento.
* * *
Todo microcuento empieza entre comillas y termina en puntos suspensivos.
* * *
El microcuento necesita lectores valientes, es decir, que soporten lo incompleto.
* * *
Cuanto más breve parezca, más lento ha de leerse.

Andrés Neuman (Buenos Aires, 1977).

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *