Sobre la lectura


Mientras se lee no se incordia a prójimo.

Leer nos serena, volcamos la atención en otras cosas, “dejamos ser” a algo que nos supera y nos envuelve: cesa toda motivación egocéntrica. La lectura es desinteresada y purificadora.

Unicamente la lectura y la sabiduría proporcionan los buenos modales de la inteligencia.

Gracias a esos objetos materialmente mínimos que son los libros, el lector elige sus interlocutores entre las cabezas más lúcidas y sensibles de la humanidad.

Una educación que prescinda de los libros es una mala educación.

Para quienes oponen lectura y vida: el ejercicio de las más altas facultades de la mente es la forma más alta de vida.

[Son ideas de Alejandro Llano entresacadas -no literalmente- de su artículo sobre la lectura en la revista Selección literaria de Librerías TROA de septiembre 07]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario