Sobre la lectura


Mientras se lee no se incordia a prójimo.

Leer nos serena, volcamos la atención en otras cosas, “dejamos ser” a algo que nos supera y nos envuelve: cesa toda motivación egocéntrica. La lectura es desinteresada y purificadora.

Unicamente la lectura y la sabiduría proporcionan los buenos modales de la inteligencia.

Gracias a esos objetos materialmente mínimos que son los libros, el lector elige sus interlocutores entre las cabezas más lúcidas y sensibles de la humanidad.

Una educación que prescinda de los libros es una mala educación.

Para quienes oponen lectura y vida: el ejercicio de las más altas facultades de la mente es la forma más alta de vida.

[Son ideas de Alejandro Llano entresacadas -no literalmente- de su artículo sobre la lectura en la revista Selección literaria de Librerías TROA de septiembre 07]

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *