La pulga de Leskov

El otro día envié a Aceprensa una reseña encargada sobre La pulga de acero, de Leskov. El libro me pareció una chorrada, y así lo dije (con otras palabras). Su única virtualidad es que es corto y no te hace perder demasiado el tiempo. Ser contemporáneo de los grandes rusos (Pushkin, Gógol, Turguéniev, Dostoievski, Tolstói y Chéjov) no implica necesariamente estar a su altura.

Me hacen gracia las tiras publicitarias en las que se nos anuncia que “por fin” se rescatan “perlas olvidadas”. Si estaban tan olvidadas por algo sería. Bueno, no me quiero cebar porque comprendo que las editoriales pequeñas que nacen no lo tienen fácil. Como prueba de buena fe, les señalo la reseña elogiosa sobre Leskov que aparece en ABCD.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 thoughts on “La pulga de Leskov

  1. De nada. Virtualidad ha venido de la mano de virtual, así que lo mejor, creo, es dejarla confinada a lo potencial, lo no real, que no tiene tanto punto de contacto con la virtud=la cualidad de algo.

Deja un comentario