De perros y holocaustos

El hombre perro
Yoram Kaniuk
Libros del Asteroide. Barcelona, 2007

Adam Klein es un judío muy preparado e inteligente, estudiante de filosofía, que se hizo popular en los años treinta en Alemania como payaso. Cae en gracia al comandante del campo de concentración donde es internado y divierte a las filas de judíos que están a punto de ser gaseados. A la salida del campo enloqueció. Ahora está alojado en un moderno hospital psiquiátrico en medio del desierto en Israel. Allí es el rey. Con su fuerte personalidad, proféticas visiones, lúcidas interpretaciones del pasado y arrebatos de genialidad, tiene a sus pies a médicos, enfermeras y pacientes.

Seguir leyendo la reseña…

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

2 opiniones en “De perros y holocaustos”

  1. Parece muy interesante, me refiero al personaje de Adam Klein. Incluso ese desdoblamiento de personalidad y la tiranía psicológica a la que somete a los demás, según entiendo por tu crónica. No es un tema fácil, ni agradable pero me interesa mucho cómo lo expones. Me guardo el título para cuando termine dos lecturas que tengo a medias y el próximo año tendré muy en cuenta esta novela. También me impresiona la fotografía que has puesto en el post. Es tremenda. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *