¿Ocio sin letras?

Los libros nos deleitan cuando la prosperidad nos sonríe con abundancia; nos consuelan personalmente cuando nos amenaza la adversa fortuna; dan fuerza a los pactos humanos, y sin ellos no habría pensamientos profundos.¡Qué más! Sin duda, como enseña Séneca en su octogésima cuarta epístola, la que empieza: He dejado ya de preocuparme por ti. . ., decimos que el ocio sin letras es la muerte y sepultura del hombre vivo.

Ricardo de Bury (1287-1345)
Obispo de Durham y Canciller de Inglaterra
Filobiblion (1344)
Muy hermoso tratado sobre el AMOR A LOS LIBROS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario