Amor en las ruinas

Ejemplo de bodrio que no deben leer. Se anuncia como “uno de los escritores más importantes de la literatura norteamericana del S. XX”. Modestamente, conozco un poco esta literatura y es la primera vez que lo oigo mencionar.La historia no hay por donde cogerla: un psiquiatra borracho que se acuesta con tres novias inventa un artilugio para diagnosticar y curar el alma humana. El gobierno intenta robárselo y parece que todo ocurre a unos días del fin del mundo. En medio, diatribas contra algunas minorías (negros, judíos e izquierdistas). Un cacao de sociología, ciencia y religión con un barniz de humorismo.

Penosa.

Además, Percy resulta ser el responsable de la edición de La conjura de los necios, un libro que abomino, increíblemente famoso cuando es pesado, desagradable e insustancial.

ACTUALIZACION 29/03/08

Tom More es un psiquiatra norteamericano convencido de que asiste a los últimos días antes del fin del mundo. Es un antihéroe católico sin sentimientos de culpa. Los pocos momentos en que no está borracho o dedicado al sexo, sus dos pasatiempos favoritos, los dedica a desarrollar un inteligente invento con el que mide la actividad eléctrica del cerebro y diagnostica, y más tarde cura, las enfermedades psíquicas más comunes. La novela es un poco demencial y es imposible seguir tomándola en serio más allá de las treinta primeras páginas. Multitud de personajes pueblan este collage apocalíptico donde se mezclan la religión, el sexo, los problemas de América y el whisky. Historias clínicas, idas y venidas del invento, intentos de comprárselo/robárselo, charlatanes religiosos, experimentos de comunidades utópicas, diatribas contra negros, judíos e izquierdistas, teorías psíquicas,…Amor en las ruinas es el desquiciado y estrambótico intento de Percy (Alabama, 1916-1990) de resumir el alma americana, de caricaturizar al hombre moderno en medio de una sociedad desquiciada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 thoughts on “Amor en las ruinas

  1. Javier Cercas Rueda

    Muevo aquí un comentario de ANONIMO:

    Off-topicazo-Acabo de terminar Amor en la ruinas, que comencé con cierta prevención por su crítica. No me ha gustado tanto como El síndrome de Tánatos, pero creo que si se acepta el planteamiento de partida no resulta tan absurdo. Es incluso muy divertido y agudo en ocasiones, aunque la parte central sea un batiburrillo.

    Aunque formalmente no tiene nada que ver con la O’ Connor, creo que ambos utilizan lo grotesco como recurso literario, del modo en que lo explica Flannery en Misterio y maneras.

  2. Se trata posiblemente del peor libro que he comentado en el blog. Me sorprende el interés que despierta por el número de comentarios. Incluso ha merecido un e-mail maleducado que recibí.

  3. En su edición en inglés figura el siguiente subtítulo: “Confesiones de un mal católico en un tiempo cercano al fin del mundo”.
    ¿Por qué se habrá obviado en la edición en español?

  4. Conozco los relatos de Flannery y no veo parecido con esta novela. Flannery es bastante realista y te tomas muy en serio lo que dice, aunque se trate de una ficción. La novela de Percy es simplemente absurda.

  5. Embajador en el Infierno

    Una cosa que se me había olvidado: ¿Piensas que pueda haber alguna similitud aunque lejana con una Flannery O’Connor?. Sospecho que la pregunta es una gilipollez pero como no he leído el libro no estoy seguro de que lo sea y quería asegurarme.

  6. Embajador en el Infierno

    Javier,

    Muchas gracias por haberte tomado la molestia de expandir la entrada. Lo que dices aqui me ha dado que pensar y escrito una entrada sobre el tema en mi bitácora. En fin, muchas gracias por partida doble. Te sigo leyendo.

  7. Dejo una actualización en la entrada, espero que te amplíe algo más. También conocía esa reseña: ya se sabe que las resonancias de los libros son muy distintas. A mi no me gusta ser categórico y quizás me pasé un poco, pero creo que así separaba con más claridad el grano de la paja.
    Un saludo.

  8. Embajador en el Infierno

    Había leído esta otra crítica y me había dejado casi convencido. Si no es mucho pedir agradecería una crítica de la crítica o si acaso un añadido algo más largo a lo que ya has escrito. Leo poca novela porque no encuentro nada que verdaderamente me atraiga. Tiendo a preferir historias de conflictos humanos reales (no importa que luego se caricaturicen) y explicados en toda su bajeza y grandeza, sin que eso signifique en absoluto entrar en lo morboso o en descripciones fuera de tono (un buen escritor no lo necesita).

Deja un comentario