ElDorado

Gaudé reflexiona sobre el fenómeno de la inmigración. Una novela pegada a su tiempo y oportuna. Es claramente más floja que El sol de los Scorta y que El legado del rey Tsongor. Gaudé se ha cansado del tono épico y lleno de sugerencias de sus dos anteriores libros y pasa a poner los pies en el suelo con un estilo directo y plano para tratar un tema de todos los telediarios. El libro se deja leer aunque en ningún momento atrapa. Hay cosas positivas (amistad, solidaridad) y crudeza en los planteamientos. Dos historias entrecruzadas unidas al final un poco por los pelos.

Con los tres libros de Gaudé que he leído he pensado lo mismo: es un escritor interesante pero se queda a mitad de camino, no termina el golpe. Si, a pesar de todo, sienten curiosidad, decídanse por la historia de los Scorta (premio Goncourt 2004).

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

2 opiniones en “ElDorado”

  1. Vaya, Javier, vi que el otro día en un tríptico de una editorial, estaba en mi curro, sobre un libro de Julián Rodríguez, te citaban como “autoridad” a ti y a tu blog. Me alegró. Te sigo y eres estupendo.
    COmo decías aquello de este autor tiempo atrás, según se leía allí, me compré un par de libros suyos y también el último, CULTIVOS, y no veas, he disfrutado de lo lindo.
    Muy cañero, y a ratos suave suave, estoy conmocionado, la verdad.
    Gracias, tío, por dejar pistas.
    Pedro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *