Literatura juvenil

Simplifico un poco la lista de lecturas “juveniles” que les dejé.

Animales
Imprescindibles son:
El libro de la selva, KIPLING, Rudyard (1894)
La llamada de la selva, LONDON, Jack (1903) (en la foto)
Colmillo blanco, también de LONDON, (1907) y
Mi familia y otros animales, DURRELL, Gerald (1956)
Hay que mencionar, aunque a mí, particularmente, no me dijeron mucho, quizás porque los leí de adulto,
El viento en los sauces, GRAHAME, Kenneth (1908) y
Bambi. Historia de una vida en el bosque, SALTEN, Félix (1924)

Aventuras
Recuerdo como muy buenas:
Miguel Strogoff, VERNE, Julio (1875)
Corazón, AMICIS, Edmondo de (1886)
Beau Geste, WREN, Perceval Christopher (1967)
Tarzán de los monos, BURROUGHS, Edgar Rice (1914) y
las Aventuras de Tom Sawyer, TWAIN, Mark (1876)

Leí recientemente un libro actual que me gustó:
Carta al Rey, DRAGT, Tonke (1962)

Me encantaron en su día pero he releído no hace mucho y ya no ha sido lo mismo:
Momo, ENDE, Michael (1973) y
El Corsario Negro, SALGARI, Emilio (1899)

Otros citarían aquí como imprescindibles:
La isla del tesoro, STEVENSON, Robert Louis (1883) y
Winny de Puh, MILNE, A. A. (1926).

Fantasía
Tres títulos importantes que, a mi, no me entusiasmaron:
Charli y la fábrica de chocolate, DAHL, Roald (1964)
Peter Pan y Wendy, BARRIE, James Matthew (1911) y
El maravilloso mago de Oz, BAUM, Lyman Frank (1900)

Iniciación a la vida adulta
Están bien (el segundo en el límite tolerable de la literatura-pastel):
Y decirte una estupidez, por ejemplo te quiero, CASARIEGO, Martín (1996) y
Mi planta de naranja lima, VASCONCELOS, Mauro de (1967).

La mayoría de estos libros se pueden leer sin sonrojo siendo adultos. Algunos incluso deben ser leídos (Kipling, London,…).

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

6 opiniones en “Literatura juvenil”

  1. En ese caso, le daremos una oportunidad al primero, creo que es Justine, ¿no?

    En mi ranking de libros apetecibles los diarios/memorias/epistolarios de escritores están en lo más alto.

  2. El cuarteto de Alejandría no es “subido de tono”, es un ejercicio de literatura bastante complicado.
    Henry Miller si no te van esos libros entonces ni te lo plantees, pero Trópico de Cancer es un clásico.

    Y si quieres conocerlos sin leer nada de ellos, te recomiendo el libro de su correspondencia, yo lo compré en una feria del libro antiguo de Granada y lo tengo como una de mis joyas.

  3. Gracias por las aportaciones.

    Aunque no tiene que ver con la LIJ, desde hace años oigo hablar del cuarteto de Durrell pero nunca me he animado; particularmente tengo prevención con los libros “subidos” de tono. Henry Miller, por eso mismo, ni me lo he panteado.

  4. Me gusta mucho tu lista, pero echo en falta algunos, que a mí, a lo mejor por ser mujer, me impactaron mucho: Mujercitas de Alcott (que es un pastel tremendo, pero que con 12 años es imprescindible) y como libro de inciciación para la vida adulta El diario de Ana Frank. Y me apasionó El príncipe destronado de Delibes (que no he vuelto a releer) y el Principito, que es un auténtico clásico.

  5. A mi me encantaron los de Durrell, leí la serie completa de ahí pasé a su hermano y El Cuarteto de Alejandría ( que tengo que releer) y de ahí a Henry Miller. Recomiendo mucho un libro que hay de correspondencia entre Lawrence Durrel y Henry Miller.

    Y Charlie y la fábrica de chocolate es para mi un clásico.

    Momo horrible.

Deja un comentario