Amor, según Quevedo

Me entero de que el GRISO (GRUPO INVESTIGACIÓN SIGLO DE ORO, Universidad de Navarra) va a publicar una edición crítica de todo Quevedo. Buena noticia. Algún día tendré que leer en serio a este autor del que sólo conozco, y mal leído, El Buscón.

Como aperitivo, les adelanto este soneto:

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero paroxismo;
enfermedad que crece si es curada.

Este es el niño, Amor, éste es su abismo.
¡Mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7 thoughts on “Amor, según Quevedo

  1. Leí por primera vez unos versos de Quevedo en COU, con ese escalofrío que acompaña al descubrimiento de muy pocas cosas en la vida: un puñado de música, algún recóndito lugar, el primer y el último amor. Aún hoy no puedo dejar de sentir que se me encoge el estómago cuando leo versos como éste: “Ayer se fue; mañana no ha llegado;
    hoy se está yendo sin parar un punto;
    soy un fue, y un será y un es cansado.”

Deja un comentario