Todo Vargas


Actualización 10.III.14

Estas son sus novelas: título original, fecha de 1ª edición en Francia, título en español (cuando están traducidas).

B = disponible en bolsillo en castellano.

En negrita las que he leído.

Les Jeux de l’amour et de la mort, 1986.
L’Homme aux cercles bleus, 1991. El hombre de los círculos azules (B).
Ceux qui vont mourir te saluent, 1994. Los que van a morir te saludan.
Debout les morts, 1995. Que se levanten los muertos (B).
Un peu plus loin sur la droite, 1996. Más allá, a la derecha (B).
Sans feu ni lieu, 1997. Sin hogar ni lugar (B).
L’Homme à l’envers, 1999.
Pars vite et reviens tard, 2001. Huye rápido, vete lejos (B).
Sous les vents de Neptune, 2004. Bajo los vientos de Neptuno (B).
Dans les bois éternels, 2006. La tercera virgen.
Un lieu incertain, 2008.

Y aquí una opinión de Guelbenzu de II.08:

«Fred Vargas es probablemente la autora más interesante del género policiaco en Europa en el momento presente. Lo es por varias razones. En primer lugar, por la peculiar complejidad de sus tramas. En segundo lugar, por sus referencias cultistas, que expone al lector sin crearle prejuicio alguno y que integra muy bien en el relato. En tercer lugar, sus detectives son verdaderamente singulares. Y en cuarto lugar, por su estilo recargado, dilatorio, de lento avance hasta que, sin perder esas características, empieza a coger velocidad, a atar cabos y juntar los frentes abiertos y sacude al lector de arriba a abajo con nudos tan ficticios que parecerían propios de una mente demasiado calenturienta y liante si no fuera porque su verosimilitud la acepta el lector convertido en cómplice final con un “si no lo veo no lo creo” en los labios».

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 thoughts on “Todo Vargas

  1. Soy algo reacio a los novelistas europeos de novela negra y por eso he llegado tarde a la Vargas, pero me he leído recientemente La tercera virgen y me ha entusiasmado.

    Es clásica y original a la vez; no paras de reír pero no es una parodia; es muy francesa pero no resulta chovinista. Una delicia.

    Saludos.

Deja un comentario