Un baile en el matadero

Block pasa por ser uno de los importantes de la novela negra norteamericana. Y eso es bastante porque en ese club y en ese país hay gente que escribe muy bien. Su personaje en bastantes ocasiones es el detective Matt Scudder. Lo digo de entrada: la violencia y la sexualidad son bastante explícitas en esta novela, los malos son una pareja de psicópatas -él y ella- que graban abusos y torturas (snuff).

Si se trataba de mostrar lo que el hombre es capaz de hacer, podía hacerse con algo de más gusto. Con este argumento es difícil no mencionar ese tipo de actividades, pero hay muchos modos de hacerlo.

Otra cosa. Si te saltas las reglas, acabas siendo como aquello que quieres perseguir. Scudder se despista por completo.

El personaje de Scudder y muchos de los secundarios están magistralmente retratados y los diálogos son de lo mejor que he leído -en este género- en mucho tiempo.

Estos comentarios bastan para que el lector inteligente se haga una idea y sepa lo que puede esperar.

Otros personajes de otras series de novelas suyas son:

Bernie Rhodenbarr, ladrón.
Evan Tanner, espía.
Keller, asesino a sueldo.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

6 opiniones en “Un baile en el matadero”

  1. Tengo en salmuera Un baile en el matadero. De Block me leí Ocho millones de maneras de morir, que ha sido reeditada reientemente por RBA en una estupenda colección de clásicos en edición de bolsillo por seis eurillos cada libro. Me gustó mucho y no me pareció demasiado violenta.

  2. Leí hace tiempo “Los ladrones no pueden elegir”, y me gustó bastante. Me pareció una manera distinta de hacer novela negra, tenía un humor peculiar y unos diálogos ágiles y bien hilados. Guardo buen recuerdo.
    Lleva fama “Ocho millones de maneras de morir”.

Deja un comentario