Andrew Miller

Me pregunta Raquel por Andrew Miller, y traigo aquí el comentario que hice a un discreto libro suyo de hace un par de años, lo único que le he leído.

Clem Glass es un fótografo de guerra de los buenos. Tantos escenarios como ha visitado le han procurado fama y premios. Cree que ya lo ha visto todo cuando en 1994 asiste en Ruanda a una matanza en una iglesia. Se creía inmunizado ante cualquier cosa cuando se encuentra de golpe asomado a otra dimensión de la maldad humana, de un grado de crueldad inaudita. Se desmorona. Pierde la poca confianza que tenía ya en los demás y, lo peor, la pierde en sí mismo: todos somos iguales, todos culpables.

Que el hombre se cuestione el sentido del mal no es algo que haya inventado precisamente Miller (Bristol, Inglaterra, 1960) en esta novela, la cuarta que escribe. La experiencia divide la vida de su periodista en dos. Deja su trabajo, intenta retomar sus débiles relaciones familiares, huye de todo problema humano que se le cruza, ensaya con la bebida y el placer fácil. Nada lo consuela en su deriva. Miller apunta que nada se consigue dejándose ir y pone a su personaje en una pista buena: lo hace pensar en los demás. Ayuda a su hermana a salir de un bache depresivo. Más tarde, una circunstancia le pone en la presencia del genocida africano y le dará la oportunidad de saber si la venganza le devolverá la paz que necesita.

El problema de Glass es de enfoque, poco tarda en darse cuenta de la vaciedad del hedonismo, pero tarda algo más en recuperar cierta fe en si mismo y una tímida confianza en los demás. Pensar que la gente es básicamente buena, creer que son algo mejores de lo que realmente son, puede ser una válvula para no enloquecer. Es una receta práctica, válida para empezar, pero no es todavía una respuesta.

Casi nada es inútil en esta narración y todo ayuda a mantener un buen ritmo. La historia peligra en varios momentos con estancarse pero el novelista consigue salvar con brío cada nuevo escollo. Miller construye una novela bien armada, en estilo, ritmo y estructura, colorea con profundidad, casi basándose sólo en el presente, a los principales personajes. Como en sus anteriores novelas, mantiene en todo momento un nivel estético y técnico alto, de los que se sirve para hablar de personajes angustiados en busca de respuestas morales.

Y, también como en sus anteriores libros, no termina de profundizar con acierto. El apunte de los abusos del colonialismo y los estragos de la corrupción es breve pero suficientemente estremecedor. Los sentimientos de culpa y la obsesión por el caos universal del protagonista resultan un poco exagerados, pero útiles para mostrar en que acaba un mapa vital sin trascendencia. La clave de la cuestión no se explica en esta novela, que se resuelve con una práctica pero insuficiente respuesta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 thoughts on “Andrew Miller

  1. bed and breakfast londres

    Auteur de recommander, pour leur histoire, la capture et très compréhensible.
    Il est un auteur anglais des plus remarquables.
    Ce livre que je n'ai pas lu, mais étant donné le bon commentaire est fait ici dans le post, j'ai lu, semble intéressante.

  2. Muy interesante. Hace unos años di unos cursos sobre hablar en público y manejé bastante literatura al respecto. Ya hace muhco que no leo nada de esto, aunque es un tema que me sigue interesando. De todos los que leí, el que recuerdo como mejor es el de un tal Merayo, de Tecnos. No recuerdo ahora el título.

  3. Persuasión
    Brian O`C. Leggett: Profesor del IESE
    Ricardo Velilla: Profesor de S. Telmo
    Prentice Hall
    Madrid, 2008

    Es un manual de autoayuda muy conseguido, por el enfoque práctico que presenta y los objetivos tan concretos que propone: cambiar en positivo la opinión del público después de una presentación. Es muy ilustrativo el trabajo de los autores para reunir los mejores discursos pronunciados a lo largo de los siglos en las situaciones más críticas por militares, políticos, vendedores, inventores, etc. Después mil consejos: preparar la intervención, ensayarla, preparar al público, asegurar el buen funcionamiento de los medios de comunicación, etc. Léelo que no perderás el tiempo.

    Lo encontré en una conferencia de Ricardo Velilla sobre Comunicación en tiempo de crísis. Al final nos saludamos y me dedicó el libro. Encontramos un amigo común, su hermano Paco, con el que tuve mucha relación en los años 70 en Bilbao.

Deja un comentario