Auctoritas y dignitas

-Sí que he aprendido -admitió Pompeyo indolente. ¡Vamos, Varrón, ya sé que estoy convirtiéndome en el partidario más apreciado de Sila, pero también soy capaz de entender que necesite a otros! Aunque puede que tengas razón -añadió-. Es la primera vez en mi vida que tengo tratos con un comandante en jefe que no sea mi padre. Mi padre era un gran militar, pero lo único que contaba para él eran sus tierras. Sila es distinto.
-¿En qué sentido? -inquirió Varrón con curiosidad.
-A él le importa poco casi todo… ni siquiera nosotros a quienes llama legados, colegas o lo que mejor le parezca. Ni siquiera sé si le importa Roma. Lo que a él le importa no es nada material: ni el dinero, ni las tierras, ni aun la magnitud de su auctoritas o su reputación pública. No, para Sila eso no tiene importancia.
-¿Y qué es lo que le importa? -insistió Varrón, fascinado por el prodigio de que un Pompeyo profundizase más que él.
-Quizá su dignitas -contestó Pompeyo.
Varrón se puso a pensarlo detenidamente. ¿Tendría razón Pompeyo? Dignitas! El don más intangible de cualquier noble romano era la dignitas. La auctoritas representaba el ascendiente, la magnitud de su influencia pública, su capacidad para influir en la opinión pública y en las entidades públicas desde los sacerdotes a los encargados del Tesoro.
La dignitas era distinto. Era una cualidad profundamente personal y exclusiva, aunque se proyectaba sobre todos los aspectos de la vida pública del individuo. ¡Qué difícil de definir! Claro, por eso existía, precisamente, la palabra. La dignitas era… ¿la magnitud del efecto que causaba alguien… el grado de su gloria? La dignitas resumía lo que un hombre era, como persona y como miembro destacado de la sociedad. Era el conjunto de su orgullo, su integridad, su fidelidad, su inteligencia, sus hazañas, su habilidad, su saber, su posición, su valía como hombre… La dignitas perduraba tras la muerte, era el único medio con que contaba el individuo para triunfar de la muerte. Sí, ésa era la mejor definición. La dignitas era el triunfo del hombre sobre la extinción de su ser físico. Y vista bajo esa perspectiva, Varrón pensó que Pompeyo tenía toda la razón. Si algo importaba a Sila era su dignitas. Había dicho que vencería a Mitrídates; que regresaría a Italia y se vengaría; que restablecería la república en su forma tradicional. Había dicho esas cosas y tenía que hacerlas para que no mermara su dignitas. Y de algo externo a su persona extraía la fuerza para cumplir su palabra. Y una vez cumplida quedaría satisfecho. No podía descansar hasta no haberlo logrado. No descansaría.
-Diciendo eso -comentó Varrón -, le has prestado a Sila el último favor.
-¿Cómo? -preguntó Pompeyo, con un brillo de perplejidad en sus ojos azules.
-Quiero decir -replicó Varrón vocalizando despacio- que acabas de demostrarme que Sila no puede perder. Él lucha por algo que Carbón ni siquiera entiende.
-¡Ah, sí, desde luego! -añadió Pompeyo alegremente.

Colleen McCullough, Favoritos de la Fortuna.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 thoughts on “Auctoritas y dignitas

  1. Ten en cuenta que Planeta ha sacado seis, 1,2, 3, 4 ,5 y 7. El 6, El caballo de César, está en Ediciones B.

    GyP: un 10. Inolvidable. Espero que tengas una de las dos ediciones de los últimos años, traducidas del ruso al castellano sin passar po el francés.

    Al este: un 9. Extraordinaria novela.

    Thack: es buena, pero le falta gas. Larga, ambiente muy alejado de nosotros. Me costó acabarla.

    James: esa no la he leído. James es muy importante pero un poco pesado de leer. No perderás el tiempo pero no sé si te gustará.

  2. Te veo entusiasmado con Roma, voy a leerlos. Una pregunta muy concreta sobre cuatro libros que tengo en mi casa esperándome: qué nota pondrías a La feria de las vanidades (Thackeray), Retrato de una dama (James), Guerra y Paz (Tolstoi) y Al este del Edén (Steinbeck)? Por cuál empiezo? Mil gracias. Me sirven de mucho tus consejos Javier

Deja un comentario