Ishiguro

Desempolvando un comentario sobre el genial libro de Pombo, me encuentro algunas reseñas de esos tiempos, hace quince años. Como los libros siguen siendo igual de buenos, y puede que alguien no los haya leído, les copio lo que escribí en su día sobre Los restos del día, de Kazuo Ishiguro.

Sin duda alguna, la mejor no escrita originalmente en castellano que he leído este año. Relato profundo que anima a pensar, sin pan y sin circo, en la línea de Pálida luz en las colinas y Un artista en el mundo flotante, también publicadas en España en Anagrama.

Ishiguro pertenece a una generación de nuevos novelistas ingleses (aunque es de procedencia oriental), todos entorno a los 40 años, y ya consagrados la mayor parte de ellos, Amis, Barnes, Mo, McEwan…toda la crítica coincide en que son gente que tiene algo que decir. El autor, como en sus anteriores novelas (todas ellas, como la que nos ocupa, brillantemente premiadas en Gran Bretaña) invita a una reflexión sobre el propio pasado: sólo tenemos una vida que vivir y es importante elegir bien cómo emplearla. Para elegir, para que el balance final sea soportable, ¿basta haber creído hacer las cosas bien, haber sido fiel a uno mismo independientemente de la objetiva bondad del fin al que se servía?, o bien, ¿es necesario además de eso pero por encima, conocer responsablemente a qué sirve uno cerciorándose de que es algo por lo que vale la pena luchar?

Es lo que se plantea el autor en la figura de Stevens, un exquisito y fiel mayordomo, muy en su papel, que reflexiona a lo largo de un viaje de descanso que emprende para encontrarse con la que fuera ama de llaves en la mansión donde sirvió casi toda su vida. Páginas brillantemente escritas, con precisión, con oficio, van relatando las peripecias de toda una vida en la que a veces casi se olvidó de ser persona para ser mayordomo.

Emplea con acierto el tono propio que se espera de un mayordomo inglés: parsimonioso, servil en ocasiones, muy atento a los detalles más nimios, perfeccionista. Al fmal, en lo que queda del día, de su vida, siempre dentro de la honestidad que le ha caracterizado toda su vida (las disgresiones sobre la dignidad del trabajo son magníficas) se enfrenta por primera vez con sinceridad a la realidad: estar o no de acuerdo en cómo resuelve Ishiguro la cuestión depende ya del modo de ver las cosas de cada lector.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 thoughts on “Ishiguro

  1. Javier Cercas Rueda

    Gracias Carolus, ya le echaremos un vistazo.

    María, creo que cambia las ambientaciones pero el tema de fondo se repite de un libro a otro, o en muchos al menos: el peso del pasado, la culpa,…

  2. Además de éste, leí también hace unos quince años “Un artista del mundo flotante”, que también pienso que es muy bueno. Efectivamente, muy rico en temática, como deice María.

  3. A mí Ishiguro me parece uno de los mejores escritores actuales. No sólo por su prosa cuidada pero sobre todo porque nunca repite temática: de Los restos del día pasamos a Cuando fuimos huérfanos (Shangai años 30) y de ahí a Nunca me abandones que me resulta un magistral estudio sobre la clonación que hace pensar bastante. Nada que ver con escritores tan insignios como Roth o Auster que a fuerza de dar vueltas siempre al mismo asunto acaban cansando al lector.

Deja un comentario