Aprender de los buenos, 1 de 2

Desarme
Es necesario que el escritor desarme cuentos de diversos tipos: realistas, fantásticos, psicológicos, de ciencia ficción, los que utilizan recursos poéticos, coloquiales, tradicionales, etcétera, y formar un archivo de cuentos desarmados. Desarmarlos implica que del cuento, fotocopiado, desde luego, se recorten los recursos literarios claves del escritor en turno. Esto tiene la finalidad de que cuando uno esté escribiendo un cuento, por ejemplo fantástico, y se atore en la escritura, vaya a su archivo de cuentos fantásticos desarmados y busque ahí la solución.
……….
Transcribir
Un aspirante a cuentista debe trascribir sus cuentos favoritos en computadora, máquina de escribir o cuaderno, pues la mejor lectura de un cuento es la trascripción letra por letra, signo de puntuación por signo de puntuación; así se traslucen los recursos literarios fundamentales, sus trucos, sus malabarismos. Además, con el paso del tiempo, uno tendrá su antología fundamental de cuentos y su relectura será satisfactoria; incluso, puede proponerse hacer una edición privada para amigos (no comercial) en un día significativo o, de plano, proponerla a una editorial con prólogo y todo, contando la historia de cómo los fue trascribiendo y qué sensaciones, ideas y encuentros obtuvo en esa hazaña.
……….
Pastiche

Por ello, un buen ejercicio literario es el pastiche, que consiste en elegir a un maestro y, tras un análisis acucioso de su obra, intentar un cuento con su estilo, sus temas, sus propias palabras. Si se logra, se está varios pasos adelante en el camino del estilo propio, pues el autor tan admirado por nosotros nos ha susurrado sus secretos.

[Fuente: Guillermo Samperio, “Cómo se escribe un cuento”, 2008. Selección y orden propios]

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *