Pelecanos

Estupenda esta novela de Pelecanos, me reafirmo es que es de los americanos vivos de novela negra que más me gusta. Todo lo que ocurre, lo que se dice, lo que se piensa, es tan real y vivo que parece periodismo. Pero no lo es. Pelecanos se mueve como pez en el agua en el mundillo de la delincuencia en Washington D. C. El bisnes. En esa ciudad parece muy importante el color de la piel de las personas, y esto es un tema recurrente en Pelecanos. También está la cuestión de la libertad, y el escritor opta acertadamente por mostrar personajes que eligen, por encima de las circunstancias en las que están metidos.

El jardinero nocturno es un asesino reincidente que lleva años sin actuar. Un nuevo cadáver (negro) hace pensar en él y se ponen a ello dos ex-polis (blancos), para los que ser policía no es un trabajo sino una vocación, y un detective en servicio (blanco, pero casado con una mujer negra). Además están las tramas de dos aspirantes a delincuentes y la de un chulo y su chica que se cargan a un árabe.

Hay un poco de luz en todo este panorama: el valor de la familia, el sentido del trabajo y, como decíamos, la posibilidad de elegir. Pelecanos no se ceba con la violencia ni con el lenguaje, y los pasajes con contenido sexual son pocos y breves pero explícitos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 thoughts on “Pelecanos

  1. Sí, ambos fueron guionistas de algunos capítulos, y también Dennis lehane, y creo que están hartos de que se lo repitan. Hay que tener en cuenta que en realidad se incorporaron al proyecto tarde. El verdadero responsable de la serie es el productor y escritor David Simon, que escribió casi toda la primera temporada y concibió la serie.

    Como curiosidad, David Simon está casado con también escritora de Baltimore, Laura Lippman.

    Saludos.

  2. Pues sí, Pelecanos es de lo mejor de los autores americanos vivos. Me llama la atención el que cada vez tienden más al realismo; como bien dices, sus novelas son casi documentales de la realidad cotidiana. Pero mantienen el sentido moral de los americanos, mucho más marcado que en los europeos.

    Por si te interesa, de un estilo parecido es Richard Price, del que me estoy leyendo La vida fácil que me está encantando.

    Saludos.

Deja un comentario