Trilogías, 3 de 12

Series extranjeras de temática realista

Jean D’ORMESSON
El viento de la tarde, 1985
Todos andan locos por ella, 1986
La felicidad en San Miniato, 1987

Marcel PROUST, En busca del tiempo perdido
Por el camino de Swan, 1913
A la sombra de las muchachas en flor, 1918
El mundo de Guermantes, 1920
Sodoma y Gomorra, 1922
La prisionera, 1923
La desaparición de Albertine, 1925
El tiempo recobrado, 1927

José SARAMAGO, Trilogía involuntaria
Ensayo sobre la ceguera, 1995
Todos los nombres, 1997
La caverna, 2000

Cormac McCARTHY, Trilogía de la frontera
Todos los hermosos caballos, 1992
En la frontera
Ciudades de la llanura

Robertson DAVIES, Trilogía de Cornish
Angeles rebeldes, 1981

D’Ormesson (saga familiar, segunda guerra mundial, lujo y glamour), Saramago y Davies: magníficas. De Davies sólo he leído la primera pero iré a por las otras. También tengo en casa, en un tomo, su Trilogía de Deptford.
De la de McCarthy sólo lei la primera y no creo que siga. Son sus libros más conocidos pero en absoluto los mejores.
A Proust lo cito porque es un clásico muy influyente, estudiado e imitado. Sólo he leído la mitad del primer libro y me superó por completo continuar. Y he hecho dos intentos.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *