McEWAN

¡Por fin una ración de McEwan! El Premio Nobel de física bendijo la vida de Michael Bearn y a la vez fue su maldición. Se durmió en los laureles hasta que un par de décadas después recupera algo de emoción: la posibilidad de aportar al mundo la solución a los problemas del calentamiento global y del agotamiento de las fuentes de energía. Por desgracia, su proyecto de fotosíntesis artificial a gran escala deberá superar un campo minado de intereses económicos, robo de patentes y su propia falta de confianza en que el problema que se intenta solventar exista siquiera.

A esta sátira científica, académica, política y social, McEwan añade una contundente revisión de las bases de la relación amorosa, tema frecuentado con idéntico despiste en sus novelas anteriores. Entre esas bases el matrimonio y el compromiso no juegan un papel decisivo. Cinco veces lo ha estado Bearn y le conocemos cuando está a punto de romper el quinto. Básicamente sólo necesita el placer y un poco de afecto y casarse sólo es para él un accidente en algunas de sus relaciones, en realidad un porcentaje mínimo de sus amoríos. Ninguna de estas dos líneas de comedia negra son redondas ni convincentes. La clave político-social de Los perros negros es más profunda y el análisis de relaciones humanas más intenso en Expiación o en Sábado, por citar sus mejores novelas hasta ahora.

Solar sí participa de la prosa impecable y del extraordinario estilo del escritor inglés, donde no cabe una frase vulgar ni un adjetivo descuidado. Es difícil interesarse seriamente en Bearn, un canalla fracasado al borde del nihilismo, egoísta y mujeriego compulsivo, pero todos disfrutarán de excelentes y divertidas escenas como las de la moto de nieve o la de la bolsa de patatas. McEwan es un maestro de la minuciosidad y de la capacidad reveladora de las palabras. Es original hasta para su desorientación habitual, como cuando aplica el principio de incertidumbre de Heisenberg para justificar el relativismo moral.

McEwan es de los pocos escritores vivos auténticamente brillantes, y desde sus primeros libros. En cada uno de ellos aborda con seriedad cuestiones de calado, en las que suele mostrarse lúcido en general (en Solar con la cuestión del cientifismo o del feminismo radical). Lo que sus personajes (esto es, él) no terminan de entender es el amor ni el sentido trascendente de la vida.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

2 opiniones en “McEWAN”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *