Marilyn


Fragmentos (Poemas, notas personales y cartas)
es un libro insignificante al que sólo salvan dos cosas:

– El placer de ver a Marilyn, en esta ocasión sin posar, en fotos naturales en las que casi siempre aparece leyendo o escribiendo;
– El placer de ojear un libro tan bien editado, con reproducciones fotográficas de todos los textos incluídos, y al lado vertidos al idioma original (en letras de imprenta) y al castellano.

Nada de esto se habría publicado si la autora no fuera MM. Es muy probable que no fuera tan tonta como parecía, pero todos estos textitos sólo muestran que sabía escribir en inglés, que conocía el alfabeto y la gramática, quiero decir. Es gratuito convertirlos en un fenómeno de introspección, expresiones de una mujer inteligente e insegura emocionalmente que se sentía sola a menudo.

Si pueden ojearlo en una biblioteca (a gusto) o en una librería (más por encima), con eso bastará, para mi ha sido un inocente (e insulso) capricho mitomaniaco.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Un comentario en “Marilyn”

  1. Hola

    Se ha comentado mechas veces lo que leía MM y el que que saquen un libro con esos fragmentos no tiene gracia.

    No es ninguna novedad que al lado del que fue su marido Arthur Miller no congeniaba en nada.

    Hablo de otros:
    MM podía ser una buena lectora -por qué les llama la atención a muchos con respecto a los famosos,acaso esperan siempre que todos sea unos egocéntricos ignorantes cabezas huecas…- pero tenía muchos problemas emocionales y un temor al envejecimiento aparte de todo el misterio relacionado con su muerte.

    Qué sacarán después: ¿la lista de compras?

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *