Todo está terminado

Apagá y vámonos

Para explicar el origen de este dicho, debemos relatar un original desafío sostenido hace siglos por dos sacerdotes del pueblo de Pitres, en Granada. Sucede que ambos clérigos eran aspirantes a una capellanía castrense y decidieron un día apostar a cuál de los dos sería el que dijese la misa más rápidamente, es decir, en menos tiempo. Una vez dispuesto el día de realización del original “duelo”, el primero de ellos subió al altar y dijo: “Ite, misa est”, forma que hoy equivale a lo que los sacerdotes católicos expresan cuando dicen: “Hemos celebrado la Misa. Podéis ir en paz”. El segundo, que ya veía que su contrincante había sacado ventaja, dudó un instante, giró, miró a su monaguillo y le dijo: “Apagá y vámonos”, con lo que a nadie le quedó duda de que su “misa” había sido la más breve. En la actualidad, suele usarse este dicho para dar a entender que en cierto lugar nada queda por hacer y está todo terminado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario