Calle Katalin

Un buen libro que, sin embargo, me ha gustado sólo regular.

La tesis de la novela es que al final de la vida sólo quedan algunos momentos decisivos. La vejez hace cambiar los juicios y la escala de valores y nos arrastra a una síntesis esencial donde sólo importan algún escenario y alguna persona. La calle Katalin será la Arcadia de las hermanas Irén (la perfecta) y Blanka (la atolondrada) y de Henriett (judía), el momento de la infancia húngara en el que las tres, a su modo, amaron a Bálint. La deportación de los padres de Henriett, la muerte de ésta, el papel de Blanka, la prisión de Bálint, componen los hitos de la madeja de recuerdos de Irén, que intenta explicárselo todo y vuelve siempre a los mismos escenarios. Una historia de complicadas relaciones, donde los lazos de la sangre, de la amistad y del amor son puestos a prueba y no siempre resisten.

Esa calle de Budapest es el hilo conductor de recuerdos del pasado que se funden con personajes del presente, en una breve pero intensa narración donde se alternan la voz en primera persona de Irén, un narrador externo a los hechos y las voces y recuerdos de algunos otros personajes. La historia va fluyendo de un modo no siempre fácil de seguir, pero eficaz si no flaquea la atención del lector. El comienzo es particularmente difícil, por las elipsis temporales y la ausencia de referencias que nos sitúen hechos y personajes.

En España se han recuperado en los últimos años a importantes escritores húngaros (Sándor Márai, Dezso Kosztolányi o Miklós Banffy). Zsabó (1917-2007) ocupa entre ellos un lugar de honor, por sus absorbentes historias (anteriormente: La puerta y La balada de Iza), por su delicadeza y precisión a la hora de transmitir las emociones humanas. Una vez más, el amor y la guerra sirven de telón para explorar la culpa colectiva; en palabras de la autora: “sólo aquellos que no han pecado contra él pueden volver a su pasado idílico, a su calle Katalin”.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Un comentario en “Calle Katalin”

  1. Me pareció un libro un tanto complejo de seguir, es de los que en una segunda lectura mejora muchísimo, una vez se han ubicado los personajes y los tiempos. Me quedo con la excelente caracterización de los personajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *