Cartas cruzadas. Zusak


A veces la vida está como estancada, sin logros y, lo peor, sin aspiraciones. Y de pronto surge la oportunidad de hacer algo valioso. Es lo que sucede a Ed Kennedy cuando empieza a recibir unos misteriosos naipes con textos escritos. Las pistas le conducen hasta doce situaciones de personas a las que puede ayudar, entre ellas sus mejores amigos. Vence su comodidad y se empeña en aportar algo a cada situación. De este modo, un zángano mediocre, en su pueblecito, sin más miras que su taxi y sus partidas de cartas, se convierte en un mensajero de esperanza, y terminará encontrando algo para él mismo que le mejora.

La novela alcanzó en su día (2002) algunos premios de literatura juvenil. Más tarde, este escritor australiano (Sydney, 1975) se hará famoso con su novela La ladrona de libros (2006).

Está escrita en tono directo, juvenil, en primera persona y con mucho diálogo, un estilo algo ágil y sin complicaciones que no distraiga de la historia y de su mensaje positivo. Sin dejar de apreciar el loable deseo educativo del escritor y el tono general simpático, para un público adulto resulta algo simple, previsible y repetitiva.

Somos capaces de hacer más de lo que creemos. A la vez, no podemos cambiar todas las cosas que van mal pero sí algunas, y hay que aprovechar las oportunidades. Si un tipo como Ed puede hacerlo, todos podemos. Ideas que nunca viene mal que nos recuerden.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario