David Vann. Caribou Island

Novelón.

Gary e Irene llevan treinta años juntos y ella acaba de jubilarse como profesora. Rhoda, la hija mayor, está a punto de casarse y Mark, el otro hijo, vive su vida alegremente fuera del hogar familiar. Todos viven en Alaska en torno al lago Skilak. Gary se propone materializar un viejo sueño, construir una cabaña en una isla situada en el centro del lago y trasladarse a vivir allí con Irene.

Enseguida se nos muestra crudamente la insatisfacción en que vive el matrimonio. El proyecto de la cabaña significa para Gary una última oportunidad de reconstruir su destrozado ego, de hacer algo bien por fin mientras no deja de plantearse si escogió a la compañera adecuada para su vida. Para Irene pronto se convierte en una nueva confirmación de a donde le ha llevado su vida con Gary: algo mal concebido, chapuceramente planificado y peor ejecutado. La relación entre ambos está gravemente deteriorada y sólo hay breves destellos de ternura y colaboración en un panorama agrio y seco. La tensión se va haciendo insoportable capítulo a capítulo. Irene somatiza trágicamente la autocompasión y el odio que la invaden, y Gary se va ahogando en su propio resentimiento mientras ve hundirse su último proyecto, su última mentira.

La pretendida idílica comunión con la naturaleza no causa el efecto deseado. La novela empieza en verano y termina en invierno, y el paisaje de cada momento proyecta la psicología de los personajes. El áspero entorno natural de frío, borrascas, salmones y cuernos de alce más bien favorece la introversión y el bajo nivel de las expectativas de todos. Sin apologías ni apenas detalles descriptivos, queda patente que el horizonte ético de todas las parejas jóvenes que aparecen es mínimo, y admiten con toda naturalidad comportamientos como la convivencia sin matrimonio, el consumo de drogas y la promiscuidad sexual.

Cuanto hacemos en la vida nos cierra otras posibilidades y es inmaduro y poco realista no aceptarlo. Gary cree que los demás y el mundo le han traicionado, y no le han dado todo lo que él se merecía, Irene razona algo más y comprende que “una puede elegir a la persona con quien quiere estar, pero no en qué se va a convertir”, pero tampoco logra superar su victimismo. Se ve venir la tragedia final, aunque eso no la hace menos demoledora. El amor de Rhoda por sus padres es la única relación incondicional del relato, todas las demás resultan derrotadas por un egoísmo primordial y asfixiante. La madre de Irene, ella misma y Rhoda representan un triste muestrario de mujeres desatendidas.

Esta es la primera novela de Vann (Alaska, 1966). En España se había publicado Sukkvan Island, una  novela corta que integra su libro de relatos Legend of a Suicide. Llamó la atención, como ahora, su realismo seco, desnudo y duro, su minuciosa atención a los detalles y su visión trágica de la condición humana. Se le ha comparado, y lo recuerda, al escritor Cormac McCarthy. Ambos tienen el poder de contar historias que te encogen el estómago como un puñetazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

One thought on “David Vann. Caribou Island

  1. Pingback: Vann |

Deja un comentario