Priestley y el tiempo (1 de 3)


El dramaturgo inglés escribió tres piezas de teatro sobre el tiempo, quizás sus obras más conocidas.

En la primera, Esquina peligrosa (1932) se cuenta una historia a partir de un desencadenante. La ocurrencia de Priestley: qué hubiera podido pasar sin la acción de ese desencadenante.

La historia en sí no está mal. Hay unas relaciones oficiales o reales, de sangre, amistad o matrimonio, y hay un mapa de afectos ocultos, subterráneo pero no menos real, que se va desvelando poco a poco. Un acertijo de salón del tipo “quien está enamorado de quien”, con secretos y revelaciones de por medio.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *