Raylan. De Elmore Leonard

Botas de vaquero a medida, sombrero Stetson (esencia del espíritu americano), voz suave, pocas palabras y gatillo fácil, ese es Raylan Givens, un duro guardián de la ley con estilo S. XIX. Es policía judicial. La muerte a sus manos de un narcotraficante en Miami le hace volver a Harlan County, su lugar de nacimiento, en Kentucky, un sitio duro donde el cierre de las minas ha hecho prosperar otra forma más rápida de ganar dinero, la marihuana. Todo esto lo pergeñó Leonard en unas novelas de hace unos años (Pronto, 1993 y Riding the Rap, 1995) y, sobre todo, en el relato breve Fire in the Hole, en el que se basó la aclamada serie de TV Justified (FX, 2010, tres temporadas hasta ahora), en España titulada La ley de Raylan, en cuyo guión participa el propio Leonard (1925).

Ahora dedica una novela en exclusiva a su personaje, con cuatro conflictos entrelazados, todos típicos del universo desmesurado de Leonard, representados por estos personajes: una enfermera que trafica con riñones, una compañía minera que quiere hacerse a toda costa con una montaña, una joven que juega al póker profesionalmente y un ex-convicto que dirige una banda de jóvenes atracadoras de bancos. Entre todo eso se desenvuelve la personalidad vaquera y lacónica de la especie de ángel vengador bíblico que es Raylan. No es un psicópata ni alguien exactamente extralegal, pero sus oponentes de un modo u otro suelen terminar con una bala dentro. Tantos casos en un solo libro impide que sean desplegados a fondo aunque todos ellos se cierran.

La novela es puro diálogo, de calidad, porque Leonard la tiene, con su característico estilo seco y desabrido, pero sabrá a poco a los seguidores de la serie donde tienen un caso por temporada, a razón de 13 capítulos de 40 minutos cada una, es decir, un material bastante desarrollado. Raylan refunde además algunos capítulos de la serie con variaciones argumentales, algo que desconcertará a los seguidores de la serie.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *