Wiesel. La noche

Wiesel¿Por qué siempre hablo de lo cansado que estoy de libros sobre el holocausto y sigo leyéndolos? Ni idea. Quizás es por el miedo a estar perdiéndome algún testimonio definitivo, alguna vida ejemplar, algo emocionante basado en una de las locuras más monstruosas de la historia de la humanidad. Me gustaron mucho los de Primo Levi (Si esto es un hombre) y el de Heléne Berr (Diario), se me hizo pesado pero es valioso el de Harendt (Eichmann en Jerusalen), creo que está sobrevalorado el del Ana Frank y me pareció una chorrada el de Boyne (el del pijama a rayas). Interesante, aunque algo oscuro, el cómic Maus. Estos, que me acuerde.

Ahora he leído La noche, primero de la famosa trilogía de Wiesel. Nihil novum sub sole: estrellas amarillas, guetos, terror, olor a carne quemada en Birkenau, Mengele, números tatuados en la piel, etc. Para el que no haya leído nada puede ser una buena introducción al tema. No me ha parecido especialmente destacable. Además, me entero de que ha habido una polémica sobre si Wiesel (luego Premio nobel de la paz) plagió a otro escritor.

Quizás lo más original en este testimonio es que antes de esta experiencia traumática a los 15 años, Wiesel era muy religioso. Su fe no sobrevivió a la prueba.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *