Saccomanno. Cámara Gesell

SACCOMANNO_GesellLa cámara Gesell es un mecanismo que permite asistir a algo sin ser visto. Lo conocemos de muchos interrogatorios policiales vistos en TV. Eso hacen todos de algún modo en La Villa, un pueblo balneario turístico donde el rumor y el adulterio son los deportes favoritos. Crimen y chismografía, ver pero no actuar. Pueblo chico, infierno grande.

Aquí están novelas como Peyton Place, Manhattan Transfer o La colmena, y series de TV como Twin Peaks y Deadwood. Un censo de casi 300 personajes. Historias y voces que entran y salen. Prosa fragmentaria y ritmo frenético sin partes ni capítulos. Suicidios, abusos a menores, asesinatos, corrupción y juegos políticos aliñados con nazis escondidos y escarceos lésbicos. Un libro salvaje e inquietante sobre las apariencias (un lugar a primera vista apacible dedicado al descanso y al turismo, verano; una realidad infernal, invierno). Un libro bastante duro y en general desagradable, medio novela negra, medio crónica social.

Un detalle más: el libro es difícil de leer para un español porque está lleno de americanismos y jerga desconocida, algo que no llega a hacerlo incomprensible pero que hace perder, para nosotros, no sé si afortunadamente, sabor y ambiente.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *