Pérez-Reverte y los grafiteros

PEREZ_REVERTELex, historiadora del arte, busca al clandestino y mítico grafitero Sniper para hacerle una propuesta millonaria. Al menos es la intención declarada.

Me ha gustado un poquito más que las últimas, aunque sigue lejos de las primeras. Es breve, se deja leer y se resuelve sin dilación. He aprendido algunas cosas del ambiente de los grafiteros (“Si es legal, no es grafiti”) porque, como de costumbre, el autor se informa a fondo y cuida bien la ambientación. Hay comentarios sobre la relación de arte con la tragedia, con la crítica convencional, con el dinero, con lo efímero, con la verdad y la mentira.

Esta novela no vale un cinco por ciento de, por ejemplo, El club Dumas, pero será ésta última la que tendré en mente dentro de dos años y volveré a P-R, a ver si despierta de sus (discutidos) laureles.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Un comentario en “Pérez-Reverte y los grafiteros”

  1. A mí lo que se dice gustar, gustarme, es el artículo de Pérez Reverte “La guerra que perdió Bambi” especialmente dos detalles:

    Con don Santiago Carrillo, en 1939 aquí de democracia nada. Más bien goulag.

    Al fusilado ex-presidente de la Generalitat Lluys Companys, agárrense bien, “cualquier gobierno socialista serio le hubiera fusilado por traidor al país y a la constitución”.

    Menos mal que Arturito es antifranquista y que no sabe leer francés, porque el día que traduzcan “Le temps de Franco” de Michel del Castillo al español … Ya me entienden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *