Paliques de D’Ors

D'ORS_PaliquesEugenio D’Ors escribió una serie de artículos en el semanario madrileño Nuevo Mundo entre 1922 y 1929. El objetivo, se nos explica en la introducción de este volumen que los recoge, era “rastrear en el magma de la vida cultural contemporánea para delimitarla, ordenarla y así mejor comprenderla”.

Ya se había servido de la glosa, nuevo género filosófico-literario de interpretación y reflexión sobre los acontecimientos del entorno cultural, político y social,  adaptado a las exigencias del periodismo: brevedad en la extensión, precisión en el mensaje y actualidad del tema. En el “palique” hay menor densidad conceptual, más ligereza de contenidos. Ironía socrática y romántica, aproximación a la realidad desde el distanciamiento emocional. En el palique hay más agilidad de planteamientos que en las glosas pero igual profundidad. Periodismo de opinión y reflexión más que de información. Cada artículo sobre un solo tema pero estructurado en breves párrafos independientes que añaden argumentos con informaciones colaterales.

A mi me ha parecido, en este primer contacto, un gigante de la cultura, alguien con quien merece la pena rozarse. Tiende a la densidad y al alambicamiento, como el de un ser consciente de su superioridad que a duras penas consiente en compartir sus intuiciones. Y no me refiero a su castellano de principios del XX (“dable”, “otrora”, “fementido”), que no molesta nada después de cinco minutos.  Hablo más bien de profundidad y de relaciones de unas cosas con otras menos evidentes de lo que él quiere mostrar, al menos para todos los que no tenemos su formación intelectual. Su curiosidad universal le lleva de un libro a los nidos de pájaros, de una necrológica a la danza, de la génesis de mares y continentes al elogio del filósofo Cournot y de la alabanza de la lluvia a un avance en la lucha contra el cáncer. Hay poemas, buenas metáforas y brillantes razonamientos sobre muchas cuestiones. Más adelante iremos a por el volumen II.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario