Mary Ann Clark. Cuando acabe el invierno

CLARK_InviernoCuando acabe el invierno comienza donde dejamos a Mary Ann Clark en Una biblioteca de verano. Ha fallecido su marido en 1956 y la escritora tiene que volver a reconstruirse. Nomadismo cosmopolita (Jerusalén, Londres, París, Nueva York, Suiza), profundidad en la amistad con otras personas y, naturalmente, los libros. Pascal, La Rochefoucauld, Vauvenarges (“El recuerdo de la felicidad no produce felicidad, pero podemos aspirar a una alegría pequeña cada día si la felicidad no se amarga”), La Fontaine, Chamfort. Y sobre todo Virginia Woolf.

El libro es escueto y muy personal (íntimo) como el anterior, aunque quizás con un tono más poético. Sus reflexiones sobre la condición de mujer, lejos de un feminismo barato, la importancia de la redención por el amor y el valor de apoyarnos en los demás son algunos puntos de interés que dan valor a este librito.

Unas memorias muy leves en cuanto a hechos, ideas e impresiones, pero de agradable lectura porque muestran a una mujer sensible e inteligente.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *