Leys. La muerte de Napoleón

Leys fantasea en esta breve novela sobre cómo podía haber sido la salida de Napoleón de Santa Helena. Su ucronía inventa un doble que permanece en la isla y un viaje para el emperador que termina llegando a París vía Bélgica, donde conoce a una viuda vendedora de melones. El destino de Eugène Lenormand, nombre con el que viaja, no coincide exactamente con lo que sucedió en la realidad.

La invención es afortunada y da pie a todo tipo de situaciones ingeniosas. Eugène Lenormand, antes dominador de Europa pero también un ser endeble e inepto para todo lo manual, es tratado con frecuencia con hostilidad e insolencia; visita Waterloo y oye las explicaciones del guía, un supuesto veterano de la Grande Armée; entretiene los sueños de grandeza con requerimientos más inmediatos de alcance modesto, etc.

El estilo del escritor belga es excelente para el artículo y el ensayo breve. No brilla tanto en esta corta ficción, la primera y única que escribió. Aunque el carácter del emperador y de otros personajes es mostrado con sus acciones y palabras, la narración tiende a la digresión. El ritmo irregular en el desarrollo de la trama, cierta rigidez en los diálogos y una débil imaginación en algunas peripecias hacen de Leys un narrador sólo discreto, por debajo del nivel que muestra en otros campos. El libro se lee con agrado aun siendo una buena idea no del todo aprovechada.

La novela es de 1986. Se publicó en España hace treinta años (Anagrama, 1988) y vuelve a reeditarse ahora con una nueva traducción. En Reino Unido se hizo una película en 2001, Mi Napoleon, basada en la novela.

Jesús Montiel. Sucederá la flor

Me he topado con Jesús Montiel. Profesor universitario en Granada, traductor de Bobin, escritor de brevedades y publicado en Pre-Textos. Demasiados atractivos como para no leerlo. Sucederá la flor, sobre la enfermedad de su hijo, está muy bien. La muerte, el dolor, el tiempo, el matrimonio, la pobreza inherente al materialismo, el valor de la contemplación, reivindicación de la sonrisa y la amabilidad, Dios presente. Cosas parecidas en Notas a pie de instante, también de 2018. Prosa fragmentaria y reflexión moral. La sombra de Jiménez Lozano, D’Ors (Miguel) y el mencionado Bobin. Recuerdos personales, breves prosas y aforismos. Árboles, pájaros, poemas, hijos, sonrisas, enfermos. Memoria del pájaro, poemas de 2016 me ha interesado menos. Piezas sin rima en las que están muy presentes el amor y la familia.

BIEN (CASI NOTABLE)

Visión binocular y Carter

• He leído Visión binocular, antología de relatos de la norteamericana Edith PEARLMAN, de Anagrama. Están bien, aunque no tanto como se ha destacado en la amplia publicidad con que se ha promocionado este libro de 2011 ganador del PEN/Malamud Award y del National Book Critics Circle Award y finalista del National Book Award. 34 relatos ambientados en EEUU, Japón, Europa o Latinoamérica, con algunos personajes que se repiten de un cuento a otro. Realismo detallista, judíos, personas maduras que rememoran su vida, la familia, el éxito o el fracaso, el amor. BIEN.

Carter, de Ted LEWIS es una dura historia de venganza que nos sacude. Un sicario vuelve a su lugar de nacimiento e investiga la muerte de su hermano, en la que parecen estar involucrados sus jefes de Londres. Un relato negro, negro, negro. Hay una peli de Michael Caine del 71 y un remake de Stallone del 2000. NOTABLE.

Amberes, de BOLAÑO es una breve novela experimental, caótica, fragmentaria, difícil. Escrita en 1980, la 1ª de todas, y publicada en 2002, el 9º de sus libros. Un poli, un jorobado, la chica, el propio Bolaño, un crimen. Sólo para muy interesados en el escritor chileno. APROBADO.

• La antología de Blas DE OTERO, Verso y prosa (Cátedra, 1979), no me ha gustado especialmente. La selección es del propio autor. BIEN.

GuardarGuardar