Diario de lectura del Ulysses

En junio de 2004, centenario del archifamoso “paseo” de Leopold Bloom, me lancé a una aventura mil veces postergada: la lectura del Ulysses de Joyce.

Encontré más interesante la experiencia de leerlo e intentar desentrañarlo un poco que el propio libro. Esto me enfadó, porque es lo que pretendía el propio Joyce.

En conjunto me lo pasé bien y sé que algunos entenderán por qué. Eso sí, no volvería a leerlo. Me entretuve en escribir una especie de diario de lectura.

Si alguien se atreve, que busque la edición de Cátedra de la que hablo.

Harry Potter 7 (¿y último?)


Aún no le he leído porque no sé inglés, y tampoco estoy desesperado por saber cómo acaba la historia. Les dejo un artículo de Luis Daniel González en Aceprensa, experto en literatura infantil y juvenil, y que sí lo ha leído.A mi la serie me parece de un nivel bastante aceptable, con un tono medio alto, aunque, como todas las historias largas, tiene sus altos y sus bajos. Lo que me subleva son las mezclas: “esos libros tipo Tolkien, Potter, Dragonlance y demás”. Eso sí que no.

El osito de Sebastian

La BBC rodó hace unos años la serie Retorno a Brideshead, adaptando la célebre novela de Evelyn Waugh.

Leí la novela en mis años universitarios y conservaba de ella un inmejorable sabor de boca. Sabía desde hace años de la existencia de la serie y, de pronto, descubro que un amigo la tiene en DVD (por cierto, con magnífica presentación).

Hay que dedicarle tiempo, pues se trata de unos 14 capítulos de una hora, si no recuerdo mal. La ambientación está muy cuidada, las interpretaciones sobresalientes (en especial Jeremy Irons) y, único “pero” técnico, el ritmo más literario que cinematográfico (14 horas dan para mucho). El producto en conjunto es más que aceptable aunque, como la novela, no es para el gran público, ni por la temática ni por el tratamiento.