El inolvidable Lorenzo de Delibes

• Una bonita historia corta de BARICCO (Novecento). El pianista del océano. Un relato con pasión, inventiva y originalidad. 

• La novela de moda de COGNETTI (Las ocho montañas) está bien. Pero es larga. El padre y el hijo, el amigo, la montaña. Algunas ideas interesantes relaciones bien descritas….pero también paja.

• El inclasificable último libro de MUÑOZ MOLINA (Un andar solitario entre la gente), uno de los autores españoles que más valoro), cansa un poco. El autor piensa, lee, anda y recuerda. Inteligencia fértil y vasta cultura. Arriesgado, original, inteligente, sólido. Pero también repetitivo, algo espeso y  muy minoritario. 

• En busca de satisfacción fácil, recurro a relecturas seguras (DELIBES, Diario de un cazador) o a cómodos y entretenidos thrillers (BALDACCI, Los inocentes). El inolvidable Lorenzo no defrauda y las complejas y eléctricas tramas del americano tampoco. (Tiene gracia, Delibes y Baldacci en un mismo párrafo).

Novelas cortas de Zweig, apuesta segura

• Tiendo últimamente a leer ficciones cortas. Los norteamericanos son buenos en esto. He leído por primera vez a GAUTREAUX (El mismo sitio, las mismas cosas) y a AYERS LAWSON (Virgen y otros relatos). los dos hacen piezas relativamente largas. El primero me ha gustado más, y especialmente el que da título a la colección. Ambientes rurales, pequeñas y grandes tragedias, realismo. La segunda es áspera y está algo obsesionada con lo sexual. Las cinco historias están bien construidas pero dejan mal sabor de boca. BIEN y APROBADO.

• También he terminado los relatos que no había leído de BORGES, sus últimos (contenidos en El oro de los tigres -que también incluye poesías-, El libro de arena y La Memoria de Shakespeare). Todos tienen calidad, sorpresas y afilado lenguaje. Inevitablemente hay repeticiones y no todos son sobresalientes. BIEN.

• Releo cuatro novelas cortas de ZWEIG, empujado por el entusiasmo de un amigo que acaba de descubrirlo (Mendel, el de los libros, Carta de una desconocida, Novela de ajedrez y Veinticuatro horas en la vida de una mujer). Todas están bien, personajes apasionados, pero me reafirmo es que es mucho mejor biógrafo-ensayista-memorialista. En todo caso, es una apuesta segura. BIEN.

La sabiduría de Lao-Tsé

• El Tao te King, de Lao-Tsé, es uno de los textos fundamentales del taoísmo. Está compuesto por 80 breves piezas que comprenden un aprovechable compendio de sabiduría práctica sobre cómo conducirnos en la vida: relaciones con los demás, las cosas materiales, la humildad, la guerra, el mando, etc. Recomienda la simplicidad y mantener a raya los deseos, y da consejos válidos sobre el amor y el liderazgo. Está escrito unos 500 años adC. Me gustaron más las Analectas de Confucio, pero esta lectura ha valido la pena. BIEN.

Los hermosos años del castigo es una breve e intensa novela de Fleur Jaeggy, suiza que escribe en italiano. Habla de la amistad de dos chicas en un internado. La historia resulta en conjunto algo asfixiante, por la exagerada dependencia que se establece entre las dos y por el propio ambiente agobiante de la institución. BIEN.

El libro de Martínez Mesanza me lleva a los Sonetos de Francisco de Aldana, autor que desconocía por completo. Unas cincuenta piezas de asunto amoroso o religioso.  BIEN.