De Quincey y su lucha contra el opio

• No he leído ninguna novela de Henry MILLER, pero me han atraído sus memorias librescas (Los libros en mi vida). Habla de sus autores favoritos, de los aún pretendía leer y de los que no había leído. Todo con bastante pasión. No puedo coincidir menos con sus intereses e influencias, pero me gustan estas apasionadas defensas de lo libresco. BIEN.

• Aprecio la inteligencia y el humor, también cuando no coincido con la visión de la vida de algunos autores. Así, he disfrutado con BROWN (El mundo según Groucho Marx) y con una espaciada relectura de BIERCE (Diccionario del Diablo). Hay que tomarlos por lo que valen, sin pretender buscar ninguna inspiración para la vida (son gamberros cínicos, cáusticos y materialistas). BIEN y NOTABLE.

DE QUINCEY (Confesiones de un inglés comedor de opio) es un clásico, muy admirado por Borges. Se suele destacar del libro su sinceridad, además de su apreciable buen estilo. El relato memorialístico de una obsesión que, afortunadamente, supo afrontar a tiempo. BIEN (alto).

La sabiduría de Lao-Tsé

• El Tao te King, de Lao-Tsé, es uno de los textos fundamentales del taoísmo. Está compuesto por 80 breves piezas que comprenden un aprovechable compendio de sabiduría práctica sobre cómo conducirnos en la vida: relaciones con los demás, las cosas materiales, la humildad, la guerra, el mando, etc. Recomienda la simplicidad y mantener a raya los deseos, y da consejos válidos sobre el amor y el liderazgo. Está escrito unos 500 años adC. Me gustaron más las Analectas de Confucio, pero esta lectura ha valido la pena. BIEN.

Los hermosos años del castigo es una breve e intensa novela de Fleur Jaeggy, suiza que escribe en italiano. Habla de la amistad de dos chicas en un internado. La historia resulta en conjunto algo asfixiante, por la exagerada dependencia que se establece entre las dos y por el propio ambiente agobiante de la institución. BIEN.

El libro de Martínez Mesanza me lleva a los Sonetos de Francisco de Aldana, autor que desconocía por completo. Unas cincuenta piezas de asunto amoroso o religioso.  BIEN.

Tres lecturas francesas: Príncipe de Ligne, Montesquieu y Maistre

Dos libros de breves pensamientos que me han gustado mucho. Al Príncipe de Ligne lo busqué por recomendación de Leys. Esta antología de Pre-Textos contiene aforismos, breves retratos y trozos de cartas. Es un pensador ameno y sensato, buen conocedor del mundo, diplomático y militar.  NOTABLE.

Los Pensamientos diversos de Montesquieu son aún de más calidad: por el estilo, por la finura y por la profundidad. Por ahora, de lo mejor que he leído este año. Les digo algo más otro día, de este y del anterior. NOTABLE.

El célebre libro de Maistre (Viaje alrededor de mi cuarto), escrito aprovechando una temporada en reclusión, no está, creo, a la altura de su fama, más allá de la original concepción. Entre la introspección interior y el análisis de la vida, para no conducir realmente a gran cosa. Al menos es breve. BIEN.