Marcial y la vida feliz


Epigrama de Marcial
X, 47
A JULIO MARCIAL, SOBRE LAS COSAS NECESARIAS PARA UNA VIDA FELIZ

Las cosas que hacen la vida más feliz,mi muy entrañable Marcial, son éstas:
una hacienda conseguida no a fuerza de trabajar, sino por herencia;
un campo no desagradecido, un fuego perenne;
nunca un pleito, pocas veces las formalidades, una mente tranquila;
unas fuerzas innatas, un cuerpo sano;
una sencillez discreta, unos amigos del mismo carácter;
unos ágapes frugales, una mesa sin afectación;
una noche sin embriagez, pero libre de preocupaciones;
un lecho no mustio y, sin embargo, recatado;
un sueño que haga fauces las tinieblas;
querer ser lo que se es y no preferir nada;
ni temer ni anhelar el último día.

Greguerías

Decepción: las Greguerías de Gómez de la Serna. Me han parecido la mayoría tontas, con poca gracia. La edición de Cátedra recoge unas 1.300 de las que sólo leo aburrido la mitad. Su definición “Metáfora + humor”. Acabo tan cansado que prescindo de la introducción crítica al dejar el libro.Transcribo algunas que me dan menos vergüenza.

Pingüino es una palabra atacada por las moscas.

No gozamos bien del canto del ruiseñor, porque siempre dudamos que sea el ruiseñor.

La arquitectura árabe es el agrandamiento del ojo de la cerradura.

La lógica es el pulverizador de la razón.

El que está en Venecia es el engañado que cree estar en Venecia. El que sueña con Venecia es el que está en Venecia.

El sueño es un pequeño adelanto que nos hace la muerte para que nos sea más fácil pasar la vida.

Bierce

Ambrose Bierce es un polígrafo norteamericano de lo más peligroso. Escribió unos Cuentos de soldados y civiles que no han pasado a la historia. Sí lo ha hecho su Diccionario del Diablo, un libro corrosivo en general y desternillante en algunos casos particulares. Como ejemplo, la destructiva (pero muy intuitiva) definición de novela:

Novela,(s) Cuento inflado. Especie de composición que guarda con la literatura la misma relación que el panorama guarda con el arte.

Como es demasiado larga para leer de un tirón, las impresiones producidas por sus partes sucesivas son sucesivamente borradas, como en un panorama. La unidad, la totalidad del efecto, es imposible porque aparte de las escasas páginas que se leen al final, todo lo que queda en la mente es el simple argumento de lo ocurrido antes. La novela realista es al relato fantástico lo que la fotografía es a la pintura. Su principio básico, la verosimilitud, corresponde a la realidad literal de la fotografía, y la ubica dentro del periodismo; mientras que la libertad del relato fantástico no tiene más límites que la imaginación del narrador.

Los tres principios esenciales del arte literario son imaginación, imaginación e imaginación. El arte de escribir novelas, en la medida en que pudo llamarse arte, ha muerto hace mucho en todo el mundo, salvo en Rusia, donde es nuevo. Paz tengan sus cenizas… algunas de las cuales aún se venden mucho.

(1) En inglés, romance, novela de aventuras más o menos fantásticas. por oposición a “novel”, novela realista