Vidas para leerlas. Cabrera Infante

Recopilación de artículos-necrológicas-escritos varios del juguetón escritor cubano. Pirotecnia verbal y juegos de palabras (desde el mismo título plutarquiano), brillante.

Escritores cubanos (muchos homosexuales), la mayoría de segunda salvo Lezama y Carpentier; redacciones de periódicos y revistas cubanos; el arte y el poder.

Se centra en lo que ha vivido él con esos autores (a veces poco interesante para otros) pero resume también sus vidas y da noticia de sus mejores libros.

Habla además de escritores españoles exiliados en Cuba y de otros amigos no escritores.

Me he propuesto leer algo de Virgilio Piñera, de Calvert Casey, de Lino Novas y de Lydia Cabrera. Reinaldo Arenas me atrae menos.

Prólogos de la Biblioteca de Babel. Borges

Este tercer libro de prólogos de Borges es tan bueno como los otros que he leído. Comentarios a treinta obras de literatura fantástica seleccionadas por él que completaron una célebre colección con bellas portadas. Hay autores que repiten de las otras dos colecciones. A mi no me interesan particularmente los libros de ese tipo de fantasía pero si, y mucho más, lo que dice Borges de ellos. Imprescindible para borgianos.

Pivot. De oficio, lector

Pivot es el divulgador más importante de libros en Francia. Ha dirigido célebres programas semanales en TV durante treinta años. La entrevista larga de Nora se centra demasiado en el formato de los programas, pero salen muchas cosas interesantes de algunos autores, de la lectura, de la televisión y de la sociedad francesa. Lo intelectual y lo televisivo parecen como el agua y el aceite, pero Pivot ha triunfado evidentemente en sacar adelante la difícil mezcla. Me pareció más interesante el otro libro suyo del que les hablé, pero este merece también la pena.

Resume Nora: Más periodista que intelectual, más comentarista que crítico, más directo que entre líneas, más sibarita y más popular. Su retirada fue una apoteosis, un motivo de luto nacional. Se cerró una época dorada de la televisión. Sociabilidad jovial, cultura de lo sabroso y de lo sensual, espontaneidad curiosa, el gusto artesanal por el trabajo bien hecho. Y como remate, el fútbol, el vino, la buena mesa y el profundo vínculo con la patria chica. Combinación ganadora para gustar al público popular y el refinado. Un concentrado de francés.

GuardarGuardar