Enric González. Historias de Roma

Enric González se mete a fondo en los lugares a donde le lleva su trabajo, en el idioma, las costumbres, la historia, la comida, los deportes o el carácter. Ha ido haciendo masters acelerados que luego nos resume en estupendos libros. Éste de Roma, más breve que el de Londres, lo toca todo: las calles, los guardias de tráfico, los gatos, la salla stampa, Berlusconi, Sordi, el Lazio y la Roma (equipos de fútbol), la monumentalidad y el modo de ser italiano, los funcionarios, las cafeterías, la mamma y muchas cosas más. A nadie sorprende que El País envíe a la ciudad eterna a alguien sin fe y eso limita bastante, para lo que nos ocupa, su visión del papado y del Vaticano, de los que, de todas formas, intenta hacer un retrato equilibrado y respetuoso, pienso. Al final resume: Italia es un país sin verdad (Sciascia) y allí lo hermoso es bueno y lo feo es malo. A mi me ha gustado mucho el libro y me ha servido para entender mejor una ciudad que adoro y he podido visitar muchas veces.

Comprar el libro en Amazon

Todos los Tintos de verano. Lindo

Sacan en un volumen los tres Tinto de verano, artículos de Elvira Lindo en los veranos de 2011 a 2013. Un matrimonio de escritores pasan los meses de agosto en el pueblo. Ya les hablé del primero y del segundo, y del tercero no dije nada por no repetirme. Oralidad, humor (a veces chabacano y disparatado, siempre agudo e irreverente), ciertas vulgaridades y mucha gracia. Los andaluces conectaremos bastante con su guasa. Una comedia costumbrista basada en la propia vida de la autora que se ríe de las vanidades más comunes.

Comprar el libro en Amazon

Entrevistas de Charbonnier a Borges

En 1967 se publicaron las seis entrevistas que Georges Charbonnier hizo a Borges para la televisión francesa. En ellas le pregunta por sus libros, en particular por los publicados en francés hasta ese momento, y por el quehacer del escritor. Entran en más profundidades de lo esperable para un programa de TV con lo que el conjunto resulta aprovechable. A Borges se le ve a gusto y no escatima piropos a todo lo francés, muy presente en su formación literaria.

La escritura como un juego: “Un poco como el caso del jugador de ajedrez. Hay un problema, una diversión y un gozo”; la importancia de reaccionar ante la belleza, sin necesidad de razonarla;

El asunto del realismo:

El escritor propone símbolos. En cuanto al sentido de estos símbolos, o a la moraleja que pueda sacarse, esto es asunto de la crítica, de los lectores, y no la suya. El escritor escribe su historia; escribe con fidelidad. Quiero decir que es fiel a su sueño, y no a la manera de un historiador o un periodista. Es fiel de otra manera. La historia escrita debe seguir su camino tranquilamente.

La traducción de las intervenciones de Charbonnier no es muy buena.

No es el mejor libro de entrevistas a Borges ni contiene sus mejores comentarios sobre literatura, pero se lee con gusto.

Comprar el libro en Amazon