Del diario de Berr

Cuantos más afectos tienes, más personas que dependen de ti porque las quieres, o simplemente porque las conoces, más se multiplica el dolor. Sufrir uno mismo no es nada, nunca emitiría yo una queja a propósito de mi, porque todo sufrimiento personal, por el momento, es una victoria que lograr sobre mi misma. Pero qué angustia por los demás, por los allegados y por los otros.

Diario de Hélène Berr, 2008.

Berr

¿Habrá muchas personas que hayan sido conscientes a los 22 años de que podían perder de golpe todas las posibilidades que sentían en ellas —y no experimento la menor timidez al decir que yo dentro de mí las noto inmensas, que las considero como un don que he recibido, y no como una propiedad—, de que podrían arrebatarles todo y no rebelarse?

Hélène Berr es una joven y bella parisina que estudia literatura en la Sorbona, sensible e inteligente, de una familia acomodada. LLevaba una vida feliz y llena de proyectos, de amigos, de libros, de música, hasta que llegaron los nazis. Era judía.

Dos años antes de su asesinato empezó a escribir un diario, que ha sido hecho público por su familia el año pasado.

Continuar leyendo “Berr”

Diarios de Cheever


Un hombre casado que desea a otros hombres y tiene relaciones con ellos. Un bebedor depresivo. Un artista en permanente crisis de creatividad, lleno de miedo a fracasar, angustiado por la falta de dinero. Una persona con dificultades para relacionarse con casi todos (padres, hermano, mujer, hijos, colegas,…). Una persona religiosa pero con una relación con Dios que no afecta a su conducta.

Un libro que cuenta este panorama no parece muy atractivo. Podría salvarse si al menos -hablamos nada menos que de los Diarios de Cheever– hablara a fondo de sus lecturas, de su escritura, de sus concepción artística, pero tampoco. Así pues, no recomiendo estos diarios. Siempre cabe pensar que, al tratarse de una selección (este voluminoso libro sólo recoge una veinteava parte de los Diarios del escritor estadounidense), puede haber otras cosas que justifiquen la celebridad del libro.

Continuar leyendo “Diarios de Cheever”