De Quincey y su lucha contra el opio

• No he leído ninguna novela de Henry MILLER, pero me han atraído sus memorias librescas (Los libros en mi vida). Habla de sus autores favoritos, de los aún pretendía leer y de los que no había leído. Todo con bastante pasión. No puedo coincidir menos con sus intereses e influencias, pero me gustan estas apasionadas defensas de lo libresco. BIEN.

• Aprecio la inteligencia y el humor, también cuando no coincido con la visión de la vida de algunos autores. Así, he disfrutado con BROWN (El mundo según Groucho Marx) y con una espaciada relectura de BIERCE (Diccionario del Diablo). Hay que tomarlos por lo que valen, sin pretender buscar ninguna inspiración para la vida (son gamberros cínicos, cáusticos y materialistas). BIEN y NOTABLE.

DE QUINCEY (Confesiones de un inglés comedor de opio) es un clásico, muy admirado por Borges. Se suele destacar del libro su sinceridad, además de su apreciable buen estilo. El relato memorialístico de una obsesión que, afortunadamente, supo afrontar a tiempo. BIEN (alto).

Ensayos literarios de Stevenson y cuentos de Bábel

• Esperaba más de este conjunto de ensayos literarios de Stevenson. Quizás ha influido que aprecio poco (Fielding, Scott, Poe, Pepys) o no conozco (Burns, Whitman, Thoreau, Villon) la mayoría de los autores de los que habla. Hay tres bloques de ensayos. Sobre la escritura (estilo, realismo, consejos a principiantes), sobre libros (Isla del tesoro y Señor de Ballantrae, Poe, Verne, romaticismo) y sobre escritores (los más largos). Stevenson no habla por hablar, se ve que es un gran lector que profundiza, es ameno e ingenioso. No esperaba esta faceta en un escritor que tengo asociado a cosas muy diferentes. En conjunto, no me parece un libro imprescindible. BIEN.

•  Caballería Roja, de Isaak Bábel, es un conjunto de relatos en torno a la campaña militar contra Polonia, durante la Guerra Civil Rusa. En 1920 el escritor participó en ella como periodista. Visión descarnada y realista de la guerra y la vida en el frente. Heroísmo, horror, miedos, ira. Después de varias recomendaciones, la última de Salter, lo he leído por fin. No me ha llamado la atención tanto como esperaba. BIEN.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Conferencias y charlas de Flannery O’Connor

Aún impresionado por la lectura de sus Cartas, busco el volumen de sus escritos sueltos (Misterio y maneras, ed. Encuentro: conferencias, charlas, prólogos, notas,…). Estilo llano y sin rodeos, certera y lúcida. Muy reconocible la escritora de las Cartas: amena, cordial, humana, amable, pícara, simpática, y a la vez rigurosa, profunda, muy consciente de su papel como escritora y como cristiana. El título está muy bien escogido como compendio de su concepción la escritura: una visión que halle el punto de encuentro entre lo cotidiano (la costumbre, y también las formas) y el sentido último de existencia. El artículo sobre el pavo y el prólogo a Mary Ann me han interesado menos, pero el grueso del libro es muy valioso: escritura, enseñanza de la literatura, lo sureño, lo grotesco, lo que aporta su fe a su visión y a su escritura (y lo que no se debe esperar que aporte). Ahora debería releer algunos de sus relatos.

La parte más humana de Flannery me ha hecho pensar varias veces en la polaca Szymborska, que tanto les he recomendado.

Les enlazo las notas que he tomado porque merecen la pena.