Memorias de Tara Westover. Una educación

Tara Westover es una brillante profesora universitaria que no fue nunca a la escuela. Se crió en una familia mormona fundamentalista en las montañas de Idaho: se preparaban para el fin del mundo, no llevaban a sus hijos al colegio, no los registraban al nacer y no usaban medicinas. El libro cuenta el doloroso proceso de cómo salir de ahí, donde además sufría maltratos y duras incomprensiones.

Continuar leyendo “Memorias de Tara Westover. Una educación”

De Quincey y su lucha contra el opio

• No he leído ninguna novela de Henry MILLER, pero me han atraído sus memorias librescas (Los libros en mi vida). Habla de sus autores favoritos, de los aún pretendía leer y de los que no había leído. Todo con bastante pasión. No puedo coincidir menos con sus intereses e influencias, pero me gustan estas apasionadas defensas de lo libresco. BIEN.

• Aprecio la inteligencia y el humor, también cuando no coincido con la visión de la vida de algunos autores. Así, he disfrutado con BROWN (El mundo según Groucho Marx) y con una espaciada relectura de BIERCE (Diccionario del Diablo). Hay que tomarlos por lo que valen, sin pretender buscar ninguna inspiración para la vida (son gamberros cínicos, cáusticos y materialistas). BIEN y NOTABLE.

DE QUINCEY (Confesiones de un inglés comedor de opio) es un clásico, muy admirado por Borges. Se suele destacar del libro su sinceridad, además de su apreciable buen estilo. El relato memorialístico de una obsesión que, afortunadamente, supo afrontar a tiempo. BIEN (alto).

Autobiografía del Cardenal Newman

El cardenal Newman se convirtió al catolicismo en 1845, con 44 años. Era presbítero anglicano con una posición intelectual destacada en su iglesia. Su decisión causó gran revuelo. En 1864 escribió este celebérrima autobiografía explicando la evolución de sus ideas teológicas hasta 1845. Fue beatificado por Juan Pablo II en 2010.

El testimonio es valioso. No sentía ninguna simpatía hacia el catolicismo y su proceso le causó no pocas enemistades e inconvenientes personales y de opinión pública. Pero primaba la conciencia y la honestidad intelectual. Es un pensador de primer nivel y un hombre de gran espiritualidad.

El libro abunda en cuestiones teológicas y no es una lectura fácil de abordar sin algunos conocimientos previos. Esta edición de Encuentro está cuidada con esmero. BIEN.