Autobiografía del Cardenal Newman

El cardenal Newman se convirtió al catolicismo en 1845, con 44 años. Era presbítero anglicano con una posición intelectual destacada en su iglesia. Su decisión causó gran revuelo. En 1864 escribió este celebérrima autobiografía explicando la evolución de sus ideas teológicas hasta 1845. Fue beatificado por Juan Pablo II en 2010.

El testimonio es valioso. No sentía ninguna simpatía hacia el catolicismo y su proceso le causó no pocas enemistades e inconvenientes personales y de opinión pública. Pero primaba la conciencia y la honestidad intelectual. Es un pensador de primer nivel y un hombre de gran espiritualidad.

El libro abunda en cuestiones teológicas y no es una lectura fácil de abordar sin algunos conocimientos previos. Esta edición de Encuentro está cuidada con esmero. BIEN.

Stop-Time. Memorias de Conroy

Conroy (USA 1936-2005), que dirigió durante años el célebre taller de escritura de Iowa, publicó estas memorias en 1967. Le siguieron algunas novelas y relatos pero nada llegó a ser tan famoso como estos recuerdos de infancia y juventud. La larga introducción de Rodrigo Fresán, buen conocedor de la literatura norteamericana, se detiene en detallar las múltiples influencias de este libro en muchas obras posteriores.

El libro abarca hasta los 17 años, cuando Conroy abandona el hogar familiar y se embarca en un viaje por Europa. Su primer entorno cercano es caótico, con un padre alcohólico y enfermo, que muere cuando él tiene 12 años, un padrastro original y perezoso, y la desubicación de continuos trasvases NY-Florida. Va relatando con sinceridad y claridad los elementos por lo demás normales de una vida en evolución: sus relaciones familiares, primeros amigos, primeros amores, estudios, su afición por el piano y los libros, su incipiente vocación de escritor.

Continuar leyendo “Stop-Time. Memorias de Conroy”

Joaquín Romero. ¿Qué hacer con el dolor, el invitado imprevisto?

Para fortalecernos en la fe, y para la vida en general, nos ayudan más los ejemplos vivos que las enseñanzas teóricas. Me ha impresionado El invitado imprevisto, donde Joaquín Romero, un aparejador de cincuenta años que acaba de morir en Barcelona, cuenta con sencillez, buen humor y una espiritualidad impresionante su vida en una silla de ruedas.

El dolor, explica, no es un bien en si, la clave es saber llevarlo. La trascendencia le da un sentido. Más que por qué o por qué a mi, hay que preguntarse para qué, qué puedo hacer con esto.  A los veinte años le diagnostican ELA. Cambio radical de vida. Monta con su hermano una empresa de tecnología adaptada a este tipo de personas. No sólo les ayudaba técnicamente. Joaquín aprovechó su situación para darse a los demás y tener muchos amigos. NOTABLE

Pueden descargar gratuitamente el libro aquí.