Saunders. Lincoln en el Bardo. Premio Booker 2017

El escritor norteamericano (1958) gana con esta original novela el Booker de 2017. Una noche de febrero de 1862, en plena guerra civil, muere el hijo de Lincoln con once años, y va a parar a una especie de limbo de transición (tomado del budismo). La mente se libera del cuerpo y se convierte sólo en pensamiento y el alma del niño entabla a lo largo de esas horas conversaciones con los espíritus de numerosos fantasmas.

La novela se apoya en un artificio arriesgado y exigente para el lector común. La filiación posmoderna del autor (explorar, desconcertar, innovar) le lleva a valerse al mismo tiempo de personajes reales, de un coro de fantasmas, de cartas y documentos y de citas (inventadas o no) de libros de historia. Una polifonía de más de cien voces, un collage lioso que requiere mucha atención para no perder el hilo de las diferentes historias y perspectivas. Además de la tragedia familiar del Presidente, se examinan la situación del país y las vidas de diversos estratos de la sociedad a través de numerosos personajes de distinta extracción.

Saunders es budista practicante, y era conocido sobre todo hasta ahora por sus colecciones de relatos y sus libros para niños. El libro es complejo y de discreto interés, a pesar de la relevancia del premio inglés que ha cosechado.

Visión binocular y Carter

• He leído Visión binocular, antología de relatos de la norteamericana Edith PEARLMAN, de Anagrama. Están bien, aunque no tanto como se ha destacado en la amplia publicidad con que se ha promocionado este libro de 2011 ganador del PEN/Malamud Award y del National Book Critics Circle Award y finalista del National Book Award. 34 relatos ambientados en EEUU, Japón, Europa o Latinoamérica, con algunos personajes que se repiten de un cuento a otro. Realismo detallista, judíos, personas maduras que rememoran su vida, la familia, el éxito o el fracaso, el amor. BIEN.

Carter, de Ted LEWIS es una dura historia de venganza que nos sacude. Un sicario vuelve a su lugar de nacimiento e investiga la muerte de su hermano, en la que parecen estar involucrados sus jefes de Londres. Un relato negro, negro, negro. Hay una peli de Michael Caine del 71 y un remake de Stallone del 2000. NOTABLE.

Amberes, de BOLAÑO es una breve novela experimental, caótica, fragmentaria, difícil. Escrita en 1980, la 1ª de todas, y publicada en 2002, el 9º de sus libros. Un poli, un jorobado, la chica, el propio Bolaño, un crimen. Sólo para muy interesados en el escritor chileno. APROBADO.

• La antología de Blas DE OTERO, Verso y prosa (Cátedra, 1979), no me ha gustado especialmente. La selección es del propio autor. BIEN.

GuardarGuardar

Artículos de S. J. Perelman

Perelman (1904-1979) fue autor de una novela y ganó el Óscar por el guión de La vuelta al mundo en 80 días. Pero sobre todo escribió a lo largo de su vida más de quinientos sketches humorísticos, que fueron publicados a lo largo de más de cuarenta años en The New Yorker y otras revistas. Los fue recopilando en sucesivos libros pero hasta ahora no había una selección en castellano.

Estas cuarenta y dos piezas breves son un muestrario cronológico de los de temas (la publicidad, Hollywood, la vida corriente) y formatos (relato, cartas, diálogo teatral) que este sofisticado judío neoyorquino empleaba para satirizar la vida norteamericana. Largos y sugestivos títulos van introduciendo piezas que presentan a personajes hipocondriacos o cobardes, intelectuales pedantes o gente normal que intenta montar un mueble, sacarse una muela o ligar en un bar. Se inspiraba con frecuencia en anuncios publicitarios y en revistas pulp norteamericanas.

La prosa de Perelman es juguetona y muchas veces disparatada, pero también culta e inteligente. Su estilo de humor tiene un gran componente textual. Los juegos de palabras, dobles sentidos, neologismos y metáforas pierden irremisiblemente al ser vertidos a otra lengua. Sí nos llegan en cambio su uso de lo inesperado, las alusiones oblicuas y las indefensiones múltiples a las que se ve envuelto el ciudadano común de un país rico. Sus hipérboles resultan verdaderamente graciosas y es imposible no reaccionar a su imaginativa y alocada inversión del sentido común. También conviene saber que su humor no es amable: su visión es cáustica muchas veces y su ironía puede resultar devastadora. Sus trabajos para los hermanos Marx y su magisterio sobre Woody Allen son ilustrativos de su modo de enfocar las relaciones humanas.