El nervio óptico (Gainza) y Abril (Joseph Roth)

• El nervio óptico, de María Gainza, recopila varios relatos en torno al arte, la pintura, saber mirar. Combina historias de ficción con vidas y cuadros de pintores reales. Casi más ensayo narrativo que ficción. Un cuadro, su pasado, su presente, una historia que se le parece, quien lo pintó, quien lo tiene ahora, qué expresa. Hoy en día se pueden leer estos libros y mirar el cuadro a continuación sin salir del dispositivo. Buenas citas. Tradición de escritores interesados en el arte: Vila-Matas, Vidal-Folch, Jiménez Lozano, Muñoz Molina. BIEN.

• Abril, historia de un amor, es una nouvelle de Joseph Roth. El narrador llega a un pueblo, y en una breve estancia tiene tiempo de entablar dos relaciones amorosas. Luego se va. Un relato sobre lo que se está dispuesto a hacer (y lo que no) por el amor. No es de las mejores cosas que he leído de él. APROBADO.

Novelas cortas de Zweig, apuesta segura

• Tiendo últimamente a leer ficciones cortas. Los norteamericanos son buenos en esto. He leído por primera vez a GAUTREAUX (El mismo sitio, las mismas cosas) y a AYERS LAWSON (Virgen y otros relatos). los dos hacen piezas relativamente largas. El primero me ha gustado más, y especialmente el que da título a la colección. Ambientes rurales, pequeñas y grandes tragedias, realismo. La segunda es áspera y está algo obsesionada con lo sexual. Las cinco historias están bien construidas pero dejan mal sabor de boca. BIEN y APROBADO.

• También he terminado los relatos que no había leído de BORGES, sus últimos (contenidos en El oro de los tigres -que también incluye poesías-, El libro de arena y La Memoria de Shakespeare). Todos tienen calidad, sorpresas y afilado lenguaje. Inevitablemente hay repeticiones y no todos son sobresalientes. BIEN.

• Releo cuatro novelas cortas de ZWEIG, empujado por el entusiasmo de un amigo que acaba de descubrirlo (Mendel, el de los libros, Carta de una desconocida, Novela de ajedrez y Veinticuatro horas en la vida de una mujer). Todas están bien, personajes apasionados, pero me reafirmo es que es mucho mejor biógrafo-ensayista-memorialista. En todo caso, es una apuesta segura. BIEN.

Nadal, Federer, Walter Benjamin y C. S. Lewis

Desembalo mi biblioteca, de Walter Benjamin (filósofo, historiador, crítico de arte, crítico literario y traductor) reúne textos escritos antes de 1933 y giran en torno a su gran pasión, los libros. Quince cambios de dirección en cinco años es un curriculum que da para hablar de embalar y desembalar libros. Los otros artículos son sobre libros de locos, libros infantiles, «novelas de criadas» (folletines), textos sobre los jeroglíficos, la pirámide de Navidad y los juguetes rusos. BIEN

Antonio Arenas y Rafael Plaza han escrito un entretenido libro sobre Nadal y Federer. El eje cronológico es un año normal del circuito con su alternancia de Master 1000 y Gran Slam. Se centra en 2017 pero van repasando la historia de ambos en cada torneo. Se muestran muchas cosas de sus respectivas personalidades y de la buena relación que mantienen fuera de la pista. BIEN

Si Dios no escuchase, Cartas a Malcolm, es un libro póstumo de C. S. Lewis sobre la eficacia de la oración. ¿Tiene sentido que pidamos cosas? ¿no ocurre siempre, de todas formas, la Voluntad de Dios? ¿no es mejor simplemente adorar? Es un libro que me ha dejado una impresión algo confusa en cuanto a sus conclusiones. Tengo que volver sobre él. BIEN