De noche, bajo el puente de piedra. Perutz

Jakob Meisl, estudiante de medicina, cuenta estas historias, quince relatos relacionados entre sí.  Varios personajes judíos en la Praga del XVI, el emperador Rodolfo II, el rico Mordejai, su bella esposa Esther y el rabino Loew entre ellos. Parece ser el libro más célebre del escritor checo, famoso por algunas de sus novelas históricas. Mezcla lo real y lo fantástico, hay ironía y varios oblicuos acercamientos a un mismo hecho. Un libro de calidad, aunque a mi se me ha hecho pesado.

Apuntes (1942-1948). Canetti

Los Apuntes se cuentan dentro de la obra importante, no menor, de Canetti. A pesar de su carácter por definición fragmentario, estos pensamientos asistemáticos reflejan al intelectual búlgaro de cuerpo entero. Fluidez de pensamiento y consiguientemente de expresión. Denuncia de la guerra y de la estupidez, del egoísmo, del poder y del dinero. Muy presente la muerte. Están sus manías (su aborrecimiento del imperio romano), sus pasiones (Aristóteles, Goethe) y sus desvaríos (casi todos los comentarios dedicados al Creador). La primera colección -que se publicó en 1965- recoge los apuntes escritos entre 1942 y 1948.

Comprar el libro en Amazon

A la sombra de Dios. Memorias del cirujano Killian

killianRecuerdos publicados en 1958 por el cirujano suizo. Apasionante lectura. Un tipo competente y muy humano, ejemplo palmario de una vida como vocación-misión-pasión. Abundantes detalles médicos pero siempre a un nivel comprensible.

La ciencia llega hasta donde llega. Luchan por la vida del paciente y sienten más que nadie la presencia del gran Poder Invisible. Conocen también la alegría que causa el milagro de una curación contraria al sentido común y a la ciencia.

Cita a Paracelso de Hohenheim como resumen de su visión: “La curación del enfermo es su reincorporación en el orden divino de la naturaleza, su retorno al misterio de las leyes eternas”. La curación como salvación, llevar al enfermo a un estado afirmativo ante la existencia. El médico es una ayuda para el cuerpo y para el alma, un sacerdote y un médico a la vez. No se debe desatender el alma y consagrarse a la técnica material. El enfermo no debe buscar sólo ser “reparado”. El médico cura, pero Dios sana.

Comprar el libro en Amazon