Diarios de Gide

Algunas notas sobre sus Diarios:

Gide sufre. Se siente superior (en algún aspecto lo era). Hipersensible. Excelentes retratos de caracteres en cinco líneas. Especialísima atención a lo que se escribe en Francia y mucho menos a lo exterior. Seducido por comunismo y por Rusia. Cristianismo enemigo de sus impulsos: solución, el cristianismo yerra. Llega a necesitar hacer apología de sus impulsos (esta convencido de que Corydon era necesario). Lástima de lúcida inteligencia dominada por los instintos. Familia y religión enemigos del progreso. Lo importante lo que siento, el artista se viste sentimentalmente “a medida”.

Flaubert

Flaubert llevaba leídos en el año de su muerte cerca de 1.500 libros para documentar Bouvard y Pécuchet, última e inacabada novela. Se negó a vivir, negó el mundo y la existencia, a cambio de la prosa.Su magisterio es sagrado para muchos escritores y es un indiscutible para todos los buenos lectores.

Si no lo conocen, lean al menos su Tres cuentos, con la inolvidable Felicité. Sus Cartas a Louise Colet son un clásico, lectura imprescindible para los amantes del proceso de escritura en general y de Flaubert en particular.

Portentoso Dumas

Nunca me canso de recomendarlo. No falla. Olvídense de adaptaciones al cine, al cómic, o a lo que sea. Olvídense también de aprender historia, esto es novela. Harán amigos para toda la vida (Edmond Dantès, Athos,…) y se lo pasarán en grande.

Imprescindibles: El Conde de Montecristo y la trilogía de Los Mosqueteros (Los tres Mosqueteros, Veinte años después y El Vizconde de Braguelonne). Del primero hay ediciones recientes y de la trilogía recomiendo la de Círculo de Lectores (con grabados de los libros originales).

Si quieren saber más, puede servir esta introducción que escribí en 2002.