Ensayos y entrevistas de Philip Roth

Roth falleció en mayo de este año, tras ocho sin publicar novela. Ha dejado treinta y un libros: veintisiete de ficción, dos autobiográficos y dos de ensayos, artículos y entrevistas. Estos dos últimos son Lecturas de mi mismo (1975) y El oficio (2001). Dos tercios del primero y el segundo al completo forman las dos primeras partes de ¿Por qué escribir?, libro póstumo preparado por el autor. En la tercera parte, Aclaraciones, se incluyen catorce piezas más (discursos, artículos y entrevistas), que es lo realmente nuevo en este libro.

El autor daba importancia a esta parte de su trabajo, única en la que se veía “sin los disfraces, inventos y artificios de la novela”. Si hay algo que un escritor tan serio como Philip Roth se toma muy en serio, es la literatura y, en particular, su propio trabajo. La fama y el escándalo le llegaron muy pronto y por eso lleva muchos años explicándose a sí mismo y a su obra.
Continuar leyendo “Ensayos y entrevistas de Philip Roth”

McCann. 50 consejos para ser escritor

Partiendo de la sabia frase de Somerset Maugham (“Existen tres reglas para escribir una novela. Por desgracia, nadie sabe cuáles son”), el irlandés McCann ensaya cincuenta pinceladas relacionadas con la cuestión. Es profesor de escritura creativa y escritor él mismo. El texto es breve, enfático, vibrante y lleno de buenas imágenes y mejores citas. El tono motivacional lo sitúa peligrosamente cerca de los textos de autoayuda, pero se las arregla para decir algunas cosas interesantes sobre el misterioso proceso de la escritura. Este libro ayudará al que escribe y al que lee.

Conferencias y charlas de Flannery O’Connor

Aún impresionado por la lectura de sus Cartas, busco el volumen de sus escritos sueltos (Misterio y maneras, ed. Encuentro: conferencias, charlas, prólogos, notas,…). Estilo llano y sin rodeos, certera y lúcida. Muy reconocible la escritora de las Cartas: amena, cordial, humana, amable, pícara, simpática, y a la vez rigurosa, profunda, muy consciente de su papel como escritora y como cristiana. El título está muy bien escogido como compendio de su concepción la escritura: una visión que halle el punto de encuentro entre lo cotidiano (la costumbre, y también las formas) y el sentido último de existencia. El artículo sobre el pavo y el prólogo a Mary Ann me han interesado menos, pero el grueso del libro es muy valioso: escritura, enseñanza de la literatura, lo sureño, lo grotesco, lo que aporta su fe a su visión y a su escritura (y lo que no se debe esperar que aporte). Ahora debería releer algunos de sus relatos.

La parte más humana de Flannery me ha hecho pensar varias veces en la polaca Szymborska, que tanto les he recomendado.

Les enlazo las notas que he tomado porque merecen la pena.