Artículos de Azorín sobre libros

Interesante recopilación de 50 artículos agrupados en cuatro bloques: edición y difusión del libro, mundo de las bibliotecas, librerías de viejo y ferias del libro y, cuarto, la lectura. Tienen encanto. El costumbrismo madrileño dice poco al que no es de allí y el aire algo enfático de algunas recomendaciones y juicios resulta un poco antiguo, pero indudablemente era un buen conocedor del mundo del libro y tiene opiniones valiosas. Ya les puse sus recomendaciones de lecturas. Me quedo sobre todo con su análisis de la lectura en la madurez: pocos libros y autores, relecturas sobre todo, desaparece ansia de extensión (lo horizontal) y se quiere profundizar (lo vertical). “El joven lo lee todo y de todo aprovecha poco. El anciano lee poco y de lo poco le aprovecha todo”.

También hay cosas un poco asombrosas, como su recomendación de no tomar notas de los libros. Inexplicable la ausencia de pie de foto en las numerosas reproducciones que lo requerían, por lo demás en blanco y negro y de baja calidad.

Sobre gustos hay mucho escrito

Tres notas tomadas de Memorias de un librero, de Héctor Yánover.

Un diálogo.
– Nosotros no compramos libros a particulares, ¿por qué no los guarda para usted?
– ¿Para mí? No. ¿Qué voy hacer yo con una colección de libros?
– ¿Leerlos?
– ¿Yo? ¡Qué me voy a poner a leer, si ya tengo treinta y ocho años!
– ¿Y eso, qué tiene que ver?
– Además, estoy soltero. ¡Qué me voy a poner a leer!

Nadie sabe por qué se vende un libro.

Sainte-Beuve: “Cuando el ignorante proclama que sobre gustos no hay nada escrito, la verdad es que sobre gustos no hay nada leído; por él, claro”.