Novelas cortas de Zweig, apuesta segura

• Tiendo últimamente a leer ficciones cortas. Los norteamericanos son buenos en esto. He leído por primera vez a GAUTREAUX (El mismo sitio, las mismas cosas) y a AYERS LAWSON (Virgen y otros relatos). los dos hacen piezas relativamente largas. El primero me ha gustado más, y especialmente el que da título a la colección. Ambientes rurales, pequeñas y grandes tragedias, realismo. La segunda es áspera y está algo obsesionada con lo sexual. Las cinco historias están bien construidas pero dejan mal sabor de boca. BIEN y APROBADO.

• También he terminado los relatos que no había leído de BORGES, sus últimos (contenidos en El oro de los tigres -que también incluye poesías-, El libro de arena y La Memoria de Shakespeare). Todos tienen calidad, sorpresas y afilado lenguaje. Inevitablemente hay repeticiones y no todos son sobresalientes. BIEN.

• Releo cuatro novelas cortas de ZWEIG, empujado por el entusiasmo de un amigo que acaba de descubrirlo (Mendel, el de los libros, Carta de una desconocida, Novela de ajedrez y Veinticuatro horas en la vida de una mujer). Todas están bien, personajes apasionados, pero me reafirmo es que es mucho mejor biógrafo-ensayista-memorialista. En todo caso, es una apuesta segura. BIEN.

Tres lecturas francesas: Príncipe de Ligne, Montesquieu y Maistre

Dos libros de breves pensamientos que me han gustado mucho. Al Príncipe de Ligne lo busqué por recomendación de Leys. Esta antología de Pre-Textos contiene aforismos, breves retratos y trozos de cartas. Es un pensador ameno y sensato, buen conocedor del mundo, diplomático y militar.  NOTABLE.

Los Pensamientos diversos de Montesquieu son aún de más calidad: por el estilo, por la finura y por la profundidad. Por ahora, de lo mejor que he leído este año. Les digo algo más otro día, de este y del anterior. NOTABLE.

El célebre libro de Maistre (Viaje alrededor de mi cuarto), escrito aprovechando una temporada en reclusión, no está, creo, a la altura de su fama, más allá de la original concepción. Entre la introspección interior y el análisis de la vida, para no conducir realmente a gran cosa. Al menos es breve. BIEN.

Tawada. Memorias de una osa polar

Tawada es una escritora japonesa (1960) que vive en Alemania. Escribe en alemán y es autora de varios libros antes de éste.

Historia de tres generaciones de osos contada por ellos. La madre, escritora; Tosca, la hija, bailarina en un circo; Knut, hijo de Tosca. La personificación de animales no es algo nuevo pero siempre es arriesgado. Todo el inicio resulta confuso. La novela es una fantasía con propósito de evaluación social. Salen muchas cuestiones de actualidad: explotación de animales, exclusión de minorías étnicas, identidad nacional y exilio. En temas más asépticos la autora desliza ideas de interés, como cuando habla de la fama y el arte o del papel de la censura. En cuestiones más directamente morales (homosexualidad, adopción, ideología de género, sexo y roles) sigue sin mucho criterio planteamientos de moda, abordados levemente y sin apologías.

Es difícil entrar en la historia pues el artificio de emplear animales no es coherente con todo lo que les ocurre, perfectamente humano siempre. Literariamente no es destacable.