Greguerías

Decepción: las Greguerías de Gómez de la Serna. Me han parecido la mayoría tontas, con poca gracia. La edición de Cátedra recoge unas 1.300 de las que sólo leo aburrido la mitad. Su definición “Metáfora + humor”. Acabo tan cansado que prescindo de la introducción crítica al dejar el libro.Transcribo algunas que me dan menos vergüenza.

Pingüino es una palabra atacada por las moscas.

No gozamos bien del canto del ruiseñor, porque siempre dudamos que sea el ruiseñor.

La arquitectura árabe es el agrandamiento del ojo de la cerradura.

La lógica es el pulverizador de la razón.

El que está en Venecia es el engañado que cree estar en Venecia. El que sueña con Venecia es el que está en Venecia.

El sueño es un pequeño adelanto que nos hace la muerte para que nos sea más fácil pasar la vida.

Bridget Jones

Me preguntan por el El diario de Bridget Jones de Helen Fielding y no pierdo esta oportunidad para hundirlo.

Lo recuerdo perfectamente. Sólo resisto enero y febrero, resto lo ojeo en cinco minutos. Detestable producto que se vendió bien, si no recuerdo mal. Ella es secretaria de una editorial y está obsesionada por su peso y por el sexo. Qué y cuanto ha comido ese día y cuando podrá acostarse con su jefe son los ejes de su vida y el asunto de las entradas del diario. Con “tanto” argumento la cosa va a peor en cuanto a zafia y previsible. Incluso ciertos golpes humorístico-irónicos dejan de hacer gracia a la quinta vez. Dios mío, ¡qué libro!

Con esta base, la película ni lo he intentado. (Aunque me cae bastante bien la actriz)