Diario literario de Léautaud

Paul Léautaud (1872-1956) fue un escritor francés célebre por su Diario. Comenzó a escribirlo con 21 años y lo continuó hasta su muerte. De los 19 volúmenes se publicó una selección en Francia en 1968, que ahora se traduce en España (Fuentetaja 2016, 900 págs).

Trabajó casi toda su vida como empleado en la editorial Le Mercure de France, y esto le permitió independencia económica para escribir a su gusto, ajeno a modas y criterios comerciales. Su prestigio como crítico, su independencia de criterio y la eficacia de su estilo simple y claro le colocaron pronto en el centro de la vida cultural de París, aunque siempre se mantuvo lejos de premios, Academias y camarillas literarias. Nunca se casó para no tener más preocupaciones que la literatura. Tuvo varias amantes. Cultivó un perfil excéntrico por su forma de vivir y de vestir y vivió con gatos toda su vida, hacia los que demostró el amor que no le inspiraba ningún ser humano. Fue un solitario que no desdeñó la vida en sociedad, un hedonista que despreciaba a las mujeres, un francés de espíritu que abominaba de todo patriotismo. Escribió varios libros de memorias y de crítica teatral.

Continue reading

Prólogos con un prólogo de prólogos. Borges

En este libro de 1975 se recopilan prólogos dispersos escritos entre 1923 y 1974.  Elegidos por el editor Torres Agüero, ofrecen un buen resumen de los intereses del escritor argentino.

En el formidable prólogo de prólogos se lee:

El prólogo, en la triste mayoría de los casos, linda con la oratoria de sobremesa o con los panegíricos fúnebres y abunda en hipérboles irresponsables, que la lectura incrédula acepta como convenciones del género. (…) El prólogo, cuando son propicios los astros, no es una forma subalterna del brindis, es una especie lateral de la crítica.

A pesar de su opinión (“Un libro (creo) debe bastarse”) Borges los escribió con profusión. El hecho estético es, por esencia, repetía, inexplicable. Y sin embargo acierta a justificar muy bien porqué unos sí y otros no, por que hay autores que lo consiguen, y vale la pena leerlos, y otros fracasan, con independencia de la fama que tengan.

Los textos son más largos y elaborados que los de Biblioteca personal, y, quizás por ello, un puntito menos brillantes y fulgurantes. La erudición del argentino es apabullante. Extraordinario el dedicado a Macedonio Fernández. Sus afectos y antipatías literarias salen por todas partes. Hay opiniones y párrafos ya leídos en otras partes (por ejemplo, en Otras inquisiciones, pero eso es lo de menos).

Comprar el libro en Amazon

Elmore Leonard. Hombre y Que viene Valdez

Dos novelas del Oeste bastante buenas de Elmore Leonard, autor bien conocido en novela negra.

En Hombre se reúnen en una diligencia diversos personajes:
– una joven de 17 años que pasó cautiva un mes entre los apaches. La sombra de lo que ocurrió allí planea por todo el relato.
– un doctor y su joven esposa. Lleva el dinero que consiguió (¿robó?) durante el tiempo que ejerció su cargo entre los indios.
– un mejicano que conduce.
– Russell, un hombre enigmático educado un tiempo entre los apaches, líder natural del grupo.
– un joven que es el narrador.
– un tipo duro que, desde el principio, se ve que no es trigo limpio.
Hay lazos que se van tejiendo sutilmente entre todos ellos.
El desenlace final tiene una tensión extraordinaria. Hay una película (1967, Ritt; Paul Newman).

Qué viene Valdez es otra historia similar de heroísmo contada de nuevo con un fenomenal sentido narrativo. Un alguacil se enfrenta a la arbitrariedad del potentado de la zona. La historia tarda algo más en coger temperatura, pero una vez mediada es imposible dejarla hasta saber el desenlace.

Dos entretenimientos de calidad.

Comprar el libro en Amazon